Análisis: Shadows of the Damned

Shadows-Of-The-DamnedHay juegos que, sin llegar a deslumbrar, consiguen hacerse un hueco en el mercado, hoy por hoy sumamente saturado de títulos especialmente de acción, no por su excelencia técnica o por su innovación jugable, sino por contar con personalidad propia.

Shadows of the Damned es, como se suele decir en el mundo del cine, un juego de serie B. No es una superproducción de Hollywood llena de efectos especiales como Crysis 2 ni una experiencia tan sofisticada como L.A Noire. Es un título que bien podría haber sido dirigido por Robert Rodríguez por sus diálogos hilarantes, su tono despreocupado, su acción fácil y su peculiar ambientación. De hecho el protagonista, un caza demonios latino de lo más chulesco, bien podría ser el protagonista de alguna de las películas del director mexicano.

La historia, que no acierta a la hora de intentar hilarse de manera coherente, es lo suficientemente atractiva como mantener al jugador pegado a la pantalla expectante por ver qué pasará en el siguiente nivel. A grandes rasgos nos pondremos a los mandos del violento García Hotspur, cuya obsesión por aniquilar a las huestes del infierno acaba despertando la ira del poderoso demonio Fleming, cuyo plan pasa por llevarse a la novia del héroe a su mundo para atraerlo a una trampa mortal.

No hay mucho más, salvo unas hilarantes conversaciones con un demonio redimido llamado Johnson, una calavera llameante capaz de convertirse en una moto, una antorcha o una pistola y que enseñará a García los secretos del lugar en el que se encuentra. De hecho la representación del infierno es uno de los aspectos más interesantes del juego, un sitio en el que abunda el gore barato, la luz es guardada en barriles porque no gusta y las puertas se abren dando de comer fresas u otros manjares a los niños condenados que conforman su cerradura. Ah, un aviso, el humor del que hace gala el juego es bastante negro, especialmente en algunas secuencias bastante atrevidas. Algunas referencias al mundo de la música sí son de lo más satisfactorias, y por poner un ejemplo el protagonista viaja a las puertas del infierno… por una solitaria autopista.

Los diseños en general tienen una buena factura, tanto los escenarios como los personajes y demás criaturas, y la paleta de colores escogida es muy singular, repleta de grises y colores lóbregos que dotan a esta producción de una atmósfera añeja.

En lo que respecta a la jugabilidad, Shadows of the Damned nos da una de cal y otra de arena. Si bien es sencilla y fácil de dominar desde un primer momento con un sistema de apuntado y disparo muy familiar y la posibilidad de saltar a los lados para evitar sufrir daños, también hay que decir que está completamente desfasada. Es, sin lugar a dudas, el punto más flojo de la propuesta de Grasshopper Manufactures, que no parecen haber prestado gran atención a elementos como la cámara, que nos pondrá en algún que otro aprieto.

Los enemigos, aunque pueden parecer repetitivos y tienen mecánicas simples, acaban siendo de gran tamaño y deberemos utilizar toda nuestra pericia para esquivar sus ataques y herirlos en sus puntos débiles. Una vez acabemos con ellos nos proporcionarán varios tipos de gemas que restaurarán nuestra salud o nos darán acceso a mejoras para nuestras armas. Por supuesto en varios momentos nos encontraremos jefes finales que, aunque resultan divertidos, podrían haberse aprovechado algo más.

Mención aparte merece la banda sonora, excelente y con un estupendo uso de la guitarra española que encaja a la perfección con el protagonista de la historia, aunque también es verdad que para muchos echará a perder el tono tenebroso del juego que a veces se olvida de mantener al jugador en tensión.

En conclusión, Shadows of the Damned es un juego con una buena duración que apuesta por la acción directa, personajes disparatados y una representación del infierno interesante y alternativa. Ojalá se hubiera trabajado más la historia y pulido el sistema de apuntado y la cámara, que lo alejan de los referentes de la industria. Sin embargo, no nos extrañaría que este universo diera lugar a una franquicia que tiene mucho margen de mejora. Esperemos que, en todo caso, siga manteniendo su encanto de producto de videoclub.

NOTA FINAL: 7

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s