Análisis: Batman Arkham City

Batman Arkham CityAunque hace dos años Batman nos atrapó por sorpresa con un juego soberbio y que se coló entre los mejores del 2009 sin hacer apenas ruido, en esta ocasión estábamos preparados. Su secuela, Arkham City, apuntaba alto y desde luego no nos ha defraudado, mejorando en muchos aspectos el original y potenciando la experiencia que nos ofrecía con una aventura que no se ve limitada a los terrenos del asilo más terrorífico del universo DC, sino que sucede en la urbe de Gotham.

La zona, por supuesto, es un tanto especial. Para poneros en contexto e introducir la historia decir que los barrios bajos de la ciudad se han convertido en una enorme prisión para los criminales más peligrosos que se reparten el territorio formando sus propias bandas. Mientras, las fuerzas TYGER se encargan de aislar esta tierra sin ley haciendo uso de todas las medidas de seguridad a su disposición. Cuando Bruce Wayne se une a la campaña para denunciar lo que está ocurriendo será secuestrado por un poderoso enemigo, que además conoce su identidad secreta, y recluido con los demás presos. Una vez allí, no tardará en ponerse la capucha e iniciar su propia cruzada para desentrañar una conspiración más compleja de lo que parece.

Como ya habréis podido ver en los vídeos que se han ido publicando en los últimos meses, la cantidad de personajes que nos encontraremos a lo largo de la aventura es extraordinaria. Algunos harán simplemente un cameo tras su aparición en la primera entrega, a otros les deberemos seguir la pista en una serie de misiones secundarias que alargarán mucho la vida del título, y cuatro o cinco nos pondrán las cosas realmente difíciles y cargarán sobre sus hombros una parte importante de un argumento al nivel de los grandes cómics del murciélago. Lástima que algunos villanos célebres como Dos Caras no estén tan aprovechados como el Joker, que parece indispensable en la saga a pesar de que apenas tuvo competencia en Arkham Asylum, o El Pingüino.

El diseño de todos ellos ha sido cuidado en extremo y son perfectamente reconocibles. Eso sí, deberéis dejaros sorprender con algunos detalles de lo más siniestros y acordes con el tono de la producción y que varían de lo visto en la mayoría de las historietas. Y es que tal y como dijo el productor Dax Ginn, un tipo realmente divertido, durante la presentación del juego en España, no se trata del Batman de las películas de Christopher Nolan, ni del Batman de cómics como Año Uno o El largo Halloween. Este es el Batman de Rocksteady, lo cual no significa que el título no esté lleno a rebosar de referencias al universo del personaje y a muchas de las historias que los fans habrán leído los últimos años.

En lo que respecta al cambio de escenario, decir que la mayoría del juego transcurrirá al aire libre, teniendo que entrar a los edificios más emblemáticos de Gotham solamente en momentos puntuales y normalmente para avanzar en la trama principal. El tratamiento del mundo abierto es, en cierto modo, similar al de Assassin’s Creed sin ser ni mucho menos igual. Aunque las sombras y la relativa calma en las calles no tienen nada que ver con la Venecia de Ezio, sí que deberemos recorrerla constantemente de un objetivo a otro, teniendo cuidado de los enemigos que nos acechan en cada azotea y en cada callejón eligiendo esquivarlos o enfrentarnos a ellos directamente. No es de los mapas más grandes que hemos visto pero sí de los más detallados, con una arquitectura recargada y coherente en todo momento, cientos de detalles sobresalientes y una decoración ligeramente modificada por aquellos que han tomado posesión de cada una de las estructuras. Es un paso adelante respecto a la primera parte, aunque también hay que decir que en esta ocasión tendremos una mayor sensación de estar recorriendo los mismos lugares una y otra vez.

Batman Arkham City es un juego para tomárselo con calma, y aunque acabar por primera vez las misiones principales no nos llevará demasiado tiempo, lo mejor será ir completando paralelamente todas las secundarias que se nos proponen e investigar una ciudad que esconde un secreto en cada esquina. En este sentido vuelven los rompecabezas de Enigma, el cual nos guarda mucho rencor tras echarle encima a la policía tras el último encuentro, desafiando una y otra vez nuestro intelecto con adivinanzas más o menos sutiles, nuestra habilidad con pruebas para rescatar rehenes en situaciones de lo más desagradables e incluso nuestra atención, con una cantidad de trofeos realmente abrumadora que se encuentran esparcidos por las diferentes áreas del juego.

La jugabilidad vuelve a ser uno de los fuertes de este Batman, aunque hemos de reconocer que no ha cambiado apenas. Los combates se resolverán con el botón de golpeo, el de contraataque y el de aturdir, aunque en este punto hay que destacar sobre todo la fluidez en las animaciones a la hora de encadenar golpes, lo que demuestra que está por encima de la mayoría de sus competidores en su género y se aleja del concepto de “machacabotones” al uso. El vuelo con la capa sí ha sido mejorado sustancialmente, ya que mientras que antes nos limitábamos a caer planeando o en picado ahora asumiremos un mayor control en la trayectria del personaje e incluso podremos realizar ascensiones con un poco de práctica.

Será importante acumular experiencia derrotando enemigos y alcanzando diversos objetivos para poder mejorar nuestro equipamiento y desbloquear habilidades especiales que nos harán la vida un poco más fácil, ya sea a la hora de abrirnos paso con los puños o pasando desapercibidos. Y es que no es necesario jugar todas las partidas de la misma manera, pudiendo optar por la acción directa, opción poco recomendable por la gran cantidad de enemigos que llegan a rodearnos en una misma pelea y nuestra vulnerabilidad ante las armas de fuego, o el sigilo, en el que gracias al modo depredador podremos acechar y realizar ataques silenciosos para ir eliminando a nuestros enemigos uno por uno. Cabe decir que, aunque no hay una gran variedad entre matones, estos ahora utilizarán escudos y machetes para defenderse cuerpo a cuerpo haciendo algo más difíciles los combates y reaccionarán de forma bastante lógica una vez comencemos a diezmarlos. Además, contarán con diversos recursos para detectarnos una vez estemos ocultos obligándonos a seleccionar con cuidado nuestras estrategias.

La visión detective vuelve a ser indispensable en la secciones de infiltración, pues detectará las fuentes de calor en la sala incluso a través del suelo o las paredes y nos dará información muy útil sobre el armamento de cada indivíduo y su grado de alerta. El número de gadgets también ha aumentado y muchos resultan mucho más prácticos más allá de las secciones de plataformas. A artilugios como los batarangs, el decodificador o la garra se añaden otros como las granadas congelantes que nos facilitarán el acceso a nuevas zonas.

Gráficamente vuelve a codearse entre los mejores, mostrando un nivel de detalle en las texturas y un tratamiento de la iluminación soberbio, además de un motor, de nuevo el Unreal 3, sólido en todo momento y con apenas algún fallo menor. El sonido tampoco se queda atrás empezando por unos doblajes de lujo realizados por profesionales que trabajan habitualmente en el cine (la voz del Caballero Oscuro es la de Christian Bale como ya sucedió en Arkham Asylum) y solo lastrada por una mala sincronización labial en la versión en castellano. La banda sonora, sobrecogedora y cinematográfica que nos sumerge en la historia en todo momento, brilla junto a los efectos ambientales, que están realmente conseguidos.

Mención especial merece el DLC de Catwoman, cuyo código de descarga está incluido en la copia del juego y que resulta un complemento perfecto al intercalarse de forma acertada en el desarrollo. Y aunque se trata de cuatro capítulos que nos resultarán bastante breves y que habrían podido dar mucho más de sí, decir que es una gozada escalar por las paredes con las garras de Selina, coger por sorpresa a nuestros enemigos moviéndonos por el techo de los interiores y pelear contra grupos de malhechores haciendo uso de nuesto látigo y agilidad felina en lo que es un estilo diferente al del hombre-murciélago.

El juego es, en conclusión, una digna continuación a una primera parte que demostró que se pueden hacer juegos de superhéroes de manera sobresaliente sin necesidad de estar ligados a las numerosas adaptaciones al cine con las que Hollywood nos bombardea todos los años. Una aventura muy rejugable por la libertad de movimiento, la flexibilidad a la hora de enfrentarte a cada situación, la cantidad de secretos y misiones secundarias disponibles y la inclusión de un modo plus una vez finalizas el título por primera vez en el que mantendremos todas las mejoras obtenidas pero encontrándonos enemigos más fuertes y las ayudas desactivadas. Aquellos que no quieran dejar de jugar y busquen un buen desafío no se resistirán.

NOTA: 9

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s