Lo que nunca debió ser: Entre Fantasmas, giros argumentales que no funcionan

Entre fantasmas
Entre fantasmas. Melinda y Jim Gordon.

Entre fantasmas (Ghost Whisperer; 2005-2010) comenzaba cuando Melinda (Jennifer Love Hewitt, 32) y Jim Gordon (David Conrad, 44) se casan y se mudan a Grandview. Nos descubren que Melinda puede ver espíritus a los que ayuda para que vayan hacia la luz. Jim no puede verlos pero la cree y la apoya.

Cada capítulo se presentaba con este esquema: manifestación del fantasma, Melinda investigaba en su pasado para descubrir el motivo de porque no puede avanzar hacia la luz, explicación a los familiares del fantasma y despedida del fantasma. Hay pocos capítulos que se salgan de esa estructura.

Era un procedimental de manual; es decir, que si te perdías un capítulo no habría ningún problema en entender la historia porque las tramas se cerraban en el mismo capítulo. No fue hasta la tercera temporada cuando empezaron a introducir más elementos para crear una subtrama en cuanto a la historia de por qué Melinda podía ver y ayudar a los espíritus.

A parte de las historias de los fantasmas, como seguidores de la serie, estoy segura que también lo veíais por la interacción entre Melinda con sus amigos y familiares. Yo lo hacía. El matrimonio de Melinda y Jim era un pilar en la serie. Inamovible y que nunca podría cambiar. No importaba lo que pudiera interponerse entre ellos porque con total seguridad acabarían solucionándolo y siempre estarían juntos.

Jim, el marido que toda mujer quisiera tener. Atento, comprensivo y que descubre que su mujer puede ver espíritus y que está ahí para apoyarla y ayudarla en todo lo que sea necesario. No hay nada que hiciera mal.

Siempre juntos. Y eso lo sabían los creadores de la serie. Pero también está el tema de que no hay que dar todo por sentado y con eso quisieron jugar.

La escena final del último capítulo de la tercera temporada «3.18 – Pater familias» vemos como se reflejan en el suelo las sombras de los protagonistas y Rick Payne (Jay Mohr, 41) comenta que no se reflejan todas las sombras. Dejándonos con la intriga de lo que eso puede significar.

En la premiere «Pirómano» de la cuarta temporada (4.01 – Firestarter) un fantasma se presenta ante Melinda y le dice que un ser querido morirá. Poco a poco nos van dando pistas de que algo trágico va a ocurrir en la vida de Melinda que la desestabilizará, pero no es hasta «Amigos y enemigos imaginarios» (4.06 – Imaginary friends and enemies) que por fin lo descubrimos. En este capítulo disparan a Jim en el hombro, para acabar falleciendo en el hospital a causa de una embolia.

Jim se presenta como fantasma ante Melinda para despedirse de ella e irse hacia la luz, pero su amor por ella le retiene y no se quiere marchar. En el siguiente capítulo «Umbral» (4.07 – Threshold) Melinda ve como el fantasma de Jim entra en el cuerpo de un hombre, Sam (Kenneth Mitchell, 36), que acaba de morir en un accidente de tráfico. Cuando Sam/Jim despierta no recuerda quién es, tiene amnesia (4.08 – Corazón y alma – Heart & soul-).

Es un buen giro argumental. Melinda pierde al amor de su vida, su apoyo. ¿Qué sucederá ahora? ¿Cómo continuará la vida de Melinda sin Jim?

Pero la solución que nos dan para resolver el problema no nos gusta. Ya no es lo mismo. La magia se ha ido. El pilar se ha roto y la solución con que nos han querido decir que nada ha cambiado porque Jim sigue aquí; en otro cuerpo, pero aquí, no nos es suficiente. Lo que es inamovible y nunca podría cambiar, lo ha hecho y no para bien.

Y sí, para el final de temporada, concretamente en «Salto de Fe» (4.18 – Leap of Faith), Jim recupera completamente la memoria y acaba volviéndose a casar con Melinda en el capítulo «El libro de los cambios» (4.23 – The book of changes).

Pero ya no es lo mismo.

La muerte y cambio de cuerpo (solo se mostraba el cambio de cuerpo en los momentos en que éste se reflejaba en una superficie) de Jim fue demasiado para procesar en menos de media temporada. Sobre todo cuando notabas que en la serie parecía que se habían olvidado de ese hecho.

El giro argumental tampoco beneficio mucho a la serie, ya que al año siguiente fue cancelada.

Artículo escrito por: Lilith W. Donelly

Deja un comentario