Zoom a: Awake

Awake es una serie difícil de vender y de ver. No sigue las reglas normales de tiempo o realidad. Para empezar, el espectador debe creer posible que una persona no sepa cuando sueña y cuando no, porque en eso se basa la serie. Sin embargo, si aceptas sus reglas y juegas con ellas encontrarás una serie bien pensada, bien hecha y muy interesante.

El juego está en decidir qué realidad es la de verdad. Y no lo ponen fácil. Cuando crees que sabes qué realidad es la de verdad ocurre algo que te tira por completo la teoría. La serie es muy difícil de hacer y también muy entretenida. Lo divertido es ver cómo se las arreglan para mantener el misterio pero también cómo ponen trabas entre las dos realidades, y al mismo tiempo cómo ambas se conectan y de qué forma. Ahí están los dos psicólogos, uno de cada realidad, explicando los fenómenos que le ocurren al protagonista, tirando cada uno para casa.

Awake es un ejercicio experimental, un estudio sobre el cerebro humano. Es justamente la parte más comercial, aquella en la que el detective Michael Britten tiene que ejercer su trabajo resolviendo crímenes, la parte más aburrida y menos interesante. Cada episodio deja dudas y preguntas al espectador, pero al final, todas ellas quedan resueltas, a mi modo de ver de forma excepcional. De hecho, una vez vista la serie entera es cuando todo adquiere sentido y cuando uno se da cuenta de lo bien que está hecha. Lo bien cuidado que está hasta el último detalle. Se nota que se han tomado su tiempo para pensar que era lo que querían contar, hasta dónde querían llevarnos y cómo hacernos llegar. Ya contamos que la serie paró la producción para pensar bien las cosas y que no acabara siendo un desastre. Parece que la pausa funcionó.

Parece también que Kyle Killen, creador de Awake y de Lone Star, sabía que era muy difícil que la serie renovase y así procuró dejar la primera y única temporada bien cerradita. Lo cual es de agradecer porque tampoco es una serie que pudiera durar mucho. No puedo terminar este Zoom sin hablar de Jason Isaacs, quién interpreta al protagonista y sobre quién recae todo el peso dramático de la serie. Su actuación es sublime. Te lo crees, en cada gesto, expresión y palabra que dice. Cómo modula el tono según se requiera, cómo expresa todo con una mirada. Saca nota en una interpretación compleja con tantas capas y matices, y te las muestra todas haciendo que parezca fácil.

 Una serie que por suerte y/o desgracia solo tiene una temporada. Pero menuda temporada.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s