Gears of War Judgment: analizamos los cambios de la campaña para un jugador

judgment

El nuevo título de la franquicia Gears of War, una de las más notables de Microsoft de los últimos tiempos, llega para contarnos un poco más de este universo y darnos un poco más de diversión a los amantes de la acción. Eso sí, viene cargado de dudas, especialmente en torno a la campaña individual. Como bien sabéis, esta vez no vamos a hacernos cargo de Marcus ni de Dom, sino que el peso de los acontecimientos recae en dos secundarios ilustres de la saga, Baird y Cole.

Se trata de una precuela de lo que hemos visto en los anteriores juegos, un episodio que viene a contarnos el dramatismo sufrido por las fuerzas de la CGO tras el Día de la Emergencia, cuando nuestros viejos amigos los Locust salieron de las profundidades y arrasaron el planeta aprovechando que las fuerzas terrestres estaban diezmadas por un conflicto al que se llamó las Guerras del Péndulo. De hecho, ambos soldados formarán equipo con la recluta Sofía Hendrik y el malhumorado Garron Paduk, que contraviniendo las órdenes del Comandante Loomis intentarás salvar a los habitantes de Halvo Bay de la ofensiva del cruel Karn.

El guión es discreto, no cabe duda, aunque cumple su función y aprovecha para contarnos algunos detalles más sobre los inicios del conflicto que asoló el planeta Sera. Lo más interesante son aquellas subtramas que giran en torno a las diferencias entre los soldados que hacía poco combatían entre sí antes de tener que unirse en un ejército conjunto con el fin de sobrevivir a lo que se les viene encima. Dramático, pues algunas viejas heridas no han cicatrizado bien y solo el orgullo de los combatientes mantiene intacto el espíritu de la resistencia contra el invasor. Por otro lado, decir que los nuevos personajes tienen más carisma que los ya conocidos es cuestión de opiniones. Pese a que en Gears of War 3 ya se vio la intención de dotar a los juegos de una historia más sólida, no es que se haya avanzado enormemente en ese sentido, sin embargo se agradece que por fin tengamos una excusa para internarnos un poco más en este mundo bélico. Es lo que en definitiva crea afición.

Por tanto, ¿es una entrega con sentido o simplemente un añadido para justificar el lanzamiento de otro título más con este reconocido sello? Pues la verdad, mitad y mitad. No nos aporta nada especialmente original respecto a la trilogía, pero sin embargo es un plato muy del gusto de los fans, lo cual no tiene por qué ser malo en absoluto. Y es que aunque técnicamente no sorprende tanto como los primeros, sigue tan sólido en su jugabilidad, gráficos y planteamiento que no pararás hasta acabarlo.

Y centrándonos precisamente en el juego, otra de las grandes preocupaciones de la comunidad era precisamente el cambio del estudio desarrollador. Han sido los chicos de People Can Fly, los gamberretes que trajeron el buen Bulletstorm, los que han cogido las herramientas de Epic para traernos este Judgment. Y para mi sorpresa, puedo afirmar que el juego tiene una gran personalidad que se refleja en su campaña principal. Vale que apenas encontraremos un arma nueva y un enemigo nuevo en los nuevos niveles (cuidado con los Rager, que se transforman en una auténtica bestia que nos embestirá salvajemente), pero la acción ha ganado muchísimos enteros.

rager

Sí, la acción. ¿Cómo es posible que en el frenético mundo de Gears of War pueda haber más acción? Pues aquí la hay, de las que nos tienen agarrando el mando con gran tensión. Y es que se han potenciado muchísimo los enfrentamientos cuerpo a cuerpo, sobre todo en lo que se refiere a las unidades pesadas, que aparecerán en mayor número. Es por tanto una evolución a un sistema que abusa menos de las coberturas, precisa de menos estrategia que en los anteriores pero que sin embargo requerirán la máxima colaboración de nuestros compañeros del escuadrón Kilo. Esto potencia mucho la cooperación, convirtiéndose en uno de los juegos que nos invitan con más fuerza a ser disfrutado con amigos. Además, se ha optado por escenarios más cortos a los que sacar el máximo partido dividiendo lo que anteriormente eran extensos niveles en pequeños tramos que ir superando para alcanzar el final del capítulo. En cada uno de ellos espera una lucha brutal y que por si fuera poco puede ponerse mucho más difícil.

Los verdaderos jugones deben probar los retos de este Gears of War Judgment. Y no nos referimos a los coleccionables, que apenas cuentan con las clásicas chapas CGO, una por tramo del episodio y que se pueden encontrar fácilmente grancias a la marca característica de los Gears pintada cerca. Un escudo que no debemos confundir con el que aparecerá en el comienzo de cada misión y que activan (solo si el jugador quiere) los retos extras. Son endiablados, aunque no imposibles. Suelen ser requerimientos como superar la misión utilizando solo un arma en concreto como escopetas, proteger un objeto en aquellas en las que debemos resistir las oleadas de los Locust formando un perímetro, avanzar con problemas de visibilidad por el humo o la niebla, y límites de tiempo que nos desquiciarán los nervios.

Si no eres un jugador experimentado y ya ves bastante exigente el juego, puedes pasar de ellos pero superarlos todos es el verdadero reto puesto que todo gana en emoción. Y tiene su recompensa claro, ganarás con más facilidad las estrellas que se van rellenando en función de lo hábil que seas con el gatillo. Por ejemplo, valoran los disparos en la cabeza, los desmembramientos o las veces que curas a un compañero. Todo cuenta, y conseguir una buena puntuación es muy satisfactorio. Claro, que también viene con sorpresa.

Dicha sorpresa es una segunda campaña y el modo multijugador Survival (que sustituye a la horda) que se desbloquea al conseguir un buen número de estrellas en las misiones desclasificadas, algo que no es especialmente difícil. Esta campaña es más tradicional, con niveles más largos y un estilo de juego y una narración más del estilo de Gears of War 3. Es como si a la entrega anterior le hubiesen quitado un fragmento y lo hubieran aprovechado en Judgment añadiendo las mejoras de éste. Es un deleite jugarlo, especialmente por volver a la fórmula más pura, aunque puede saber a poco al ser bastante breve y carecer de un jefe final.

Lo que este fragmento cuenta son los acontecimientos de cuando Marcus envía a Baird, Cole y Carmine a buscar ayuda para que les den apoyo en su asalto a Azura, eventos que recordaréis del GOW3. Ya sabemos cómo acaba todo, pero en cierto modo engancha con lo vivido en la campaña previa de Judgment y supone una digna conclusión, más emotiva de lo esperado.

Gears of War ha vuelto. No es el salto que esperábamos, y le lastra lo cercano que está todavía el lanzamiento del magnífico GOW3, pero mantiene intacto el buen hacer de sus antecesores. Gráficamente de lo mejor de Xbox 360 y de las mejores opciones del momento en su género.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s