Zoom a: Spartacus: La Guerra de los Condenados. Final de serie.

Spartacus-War-of-the-Damned-spartacus-blood-and-sand-spoilers‘Spartacus: La Guerra de los Condenados’ ha llegado a su fin. Después de tres temporadas, la rebelión de los esclavos ha terminado.  Y hay que darle un aplauso a Starz por saber terminar las cosas como y cuando tienen que acabar.

 

No me gustan los héroes. Mucho menos los que luchan por causas perdidas, considero que la heroicidad tiene un punto de insensatez que siempre me ha resultado difícil de entender. Siempre suelo ponerme de parte del que sacrifica su integridad moral para proteger a los suyos. Por eso me gusta que la rebelión  de Spartacus comenzase por venganza, por pura sed de sangre. Un ataque kamikaze hacia los que le habían destrozado porque el dolor era demasiado. No era un líder, era un animal herido. Eso lo entiendo. Y hace que su evolución para convertirse en héroe sea más emocionante.

 

Porque Spartacus ha evolucionado junto con la serie. Si ‘Spartacus: Sangre y Arena’, era un festival de sangre al más puro estilo de los circos romanos; ‘Spartacus: Venganza’, eran los esclavos descubriendo al idea de que debían ser libres, de que no tenían porqué seguir sufriendo y ‘Spartacus: La Guerra de los Condenados’ es el último grito de batalla de unos ideales que se han implantado poco a poco en los personajes.

 cynthia-addai-robinson-spartacus-guerra-de-los-condenados-naevia

‘Spartacus: La Guerra de los Condenados’ deja en un segundo plano la sangre para centrarse en el drama de unos personajes que no tienen salida. Cómo dice Craso, en una de las mejores conversaciones de la temporada, sólo pueden elegir cómo morir. Esa es la gran victoria de Spartacus y los suyos: mueren libres, mueren luchando… y siembran la semilla de la revolución en el mismo corazón del Imperio Romano.  Y eso, aunque sea inocente, aunque sea naif, aunque sea terriblemente idiota por su parte, es lo que construye a los héroes, a las leyendas y todos esos personajes que no entiendo pero no puedo dejar de mirar con fascinación.

 Dan-Feuerriegel-Agron-Dustin-Clare-Gannicus-Liam-McIntyre-SpartacusManu-Bennett-Crixus

Gannicus, el gladiador que era la perfecta mezcla entre Han Solo y Aquiles y que, cual Grantaire en ‘Los Miserables’, no creía en la revolución sino en el hombre que la lideraba. Crixus, el luchador que quería herir el mismo corazón de Roma porque el Imperio tenía con él una deuda de sangre. Naevia, la mujer que aprendió a luchar por su libertad. Saxa que era una pura fuerza de la naturaleza y soñaba con nadar en sangre de romanos. Sybil, la esclava que supo mantener la inocencia y la esperanza en medio del caos. Laeta, la romana que tiene que aprender de primera mano porqué tienen razón los esclavos. Kore, la mujer que busca la venganza y el perdón a partes iguales… O Agron y Nasir, el símbolo de la esperanza, de los que sobreviven.

 Spartacus-War-of-the-Damned-spartacus-blood-and-sand-romanos

Y qué decir  de los romanos, Starz no olvida que son personas y no villanos de opereta.  No se limitan a ser los antagonistas de Spartacus y sus gladiadores: son inteligentes, astutos y quieren ser decentes y hacer lo que es debido aunque no tengan muy claro como hacerlo. Mención especial al retrato de César, uno de los personajes que brillan con más fuerza fuera del círculo de los esclavos en ‘Spartacus: la guerra de los condenados’.

‘Spartacus: la guerra de los condenados’ nos cuenta una historia repleta de épica y referencias al género de los peplums  con envoltorio completamente pulp. No os la perdáis.

7 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s