Aniversario de The OC: 10 años en la tierra del bronceado y los problemas emocionales

the-oc-aniversario-10 ‘The OC’ se nos hace mayor. La serie adolescente, cumple 10 años desde que se emitió el primer episodio. El canal FOX había estado buscando una voz joven que escribiera una serie de adolescentes que enganchase a la chavalería y eligieron a Josh Schwartz, que por entonces estaba cumpliendo los 27 años. Querían a alguien que pudiera traer el espíritu de ‘Sensación de Vivir’ al nuevo milenio, y vaya si lo consiguieron.

seth-ryan-oc

La serie giraba en torno a los Cohen, una familia medio judía- con un padre de  cejas imponentes-  y de bien que acogía en su casa a Ryan Atwood, un chico con bastantes problemas. Como suele pasar en estas series, el tipo duro no lo era tanto, el chico con problemas siempre tiene una razón para ser como es y pronto descubrirían  que era un tipo con potencial y le querrían introducir en sociedad, aunque los snob de Newport Beach, no les pondría las cosas fáciles. Y es que nuestro Ryan, a pesar de ser buen chico, tenía el don de meterse en líos, sobre todo si corría por allí Marissa Cooper, que a su vez tenía la habilidad de ser desgraciada a más no poder.

‘The OC’  y su cabecera a ritmo de Phantom Planet  pronto llamaron la atención y su primera temporada tuvo una audiencia gloriosa. ¿Su secreto? Que era un descarado drama con algunos toques familiares. La cotidianidad y el calor que se respiraba en el hogar de los Cohen era un gancho- quien no recuerda la Naviduka con una sonrisa-  y el otro eran las relaciones de los protagonistas. Ryan y Seth eran dos amigos contra el mundo, comenzaban como dos marginados de esa sociedad tan elitista, dispuestos a luchar como hermanos contra viento y marea para hacerse un hueco sin cambiar su forma de ser  y los dos tenían sus amores platónicos: Seth adoraba a Summer Roberts, una pija insoportable que al final demostraría ser un encanto bañado en superficialidad, y Ryan se obsesionaría con Marissa, que ya en el primer episodio llegaba inconsciente a casa tras una borrachera. Ahí, ¡empezando con buen pie!

 0130-high-school-dating-the-oc-main

El éxito de la serie fue tal que su primera temporada llegó a tener 27 episodios. La habían estrenado en agosto para ver si sonaba la campana y, al ver que sí lo hacía, tuvo una temporada extra-larga. Normal: OC  es playa, es piscina, gente guapa, , tequilas, sol y bronceados. Era irresistible visitarlo una vez a la semana.

the-oc-aniversario

El principal problema de ‘The OC’ era que tenía la mentalidad de correr para no perder el interés y al final todo se salió de madre, lo cual es decir mucho para una serie que gustaba por ser lo más dramática posible. Sobre todo en el caso de Ryan y la pobre Marissa, que más o menos intentó suicidarse en Tijuana, tenía una relación de odio con su madre y un alcoholismo evidente. Escondía botellas de vodka en el bolso, se echaba licor en el café de primera hora de la mañana y tiró hamacas a la piscina en un arrebato de ira. Marissa, bendita Marissa, era imposible no adorarla en su modo más Lindsay Lohan.

 

La realidad, seguía más de cerca de cerca a la ficción de lo que parecía y Mischa y Marissa compartían una tendencia a emborracharse y a tomar malas decisiones muy preocupante.  Claro que Mischa -que sepamos-no tuvo una etapa lesbiana como la de Marissa, que en la segunda temporada se enrollaba con Olivia Wilde, tampoco se hizo amiga de un sociópata, ni acabó pegando un tiro a su cuñado mientras este intentaba estrangular a su novio, que había ido a buscar pelea porque su hermano la había intentado violar dándonos uno de esos momentazos tan parodiables de la televisión: Este ‘Hide and Seek’ de Imogen Heap ha pasado a la historia de la televisión veraniega.

 

Pero no nos engañemos, aunque Marissa y Brian – personaje que por cierto mejoró mucho cuando Marissa desapareció del mapa-  eran la pareja protagonista, el alma indiscutible de ‘The OC’ era Seth Coen: inadaptado, muy nerd, inseguro, brillante y el amigo más leal que podías encontrarte. Seth era el representante en pantalla del espectador alguien que – se suponía- era mucho menos guapo y mucho menos glamuroso que el resto de sus compañeros, alguien que los miraba un poco de lejos y con un poco de sorna.  Y de paso daba un poco de cordura en Orange County: la tierra del bronceado y los problemas emocionales.

 1x01-The-Pilot-seth-cohen-6116149-1024-768

La quema de trama también hizo que se quedaran sin recursos y ya en su tercer año todo olía a refrito de cosas que habíamos visto. Pero cuando Micha Burton decidió dejar la serie, la cuarta temporada se convirtió en algo distinto. Los episodios tenían esquemas novedosos, se optó por el buen rollo  y hasta se permitieron un episodio en una realidad alternativa.

Tuvo algún destello de genialidad que no se puede negar. Especialmente el final de la serie en 2007, que fue típico y tópico pero que tuvo una elección musical más que acertada para una serie de televisión que siempre tenía en mente la música sin ser un musical. Señores, aquí tenemos el ‘Life is a Song’ de Patrick Park con el que se despidieron los Cohen, los Cooper, Ryan y Taylor. ¡Disfrutad!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s