Rush, un médico muy ajetreado

Rush01

Rush me ha sorprendido gratamente. Al principio no daba un céntimo por ella, de hecho solo empecé a verla para deleitarme con Tom Ellis. Pero la serie es más de lo que deja ver.

El piloto confirmaba lo visto en los anuncios, no mostraba nada que lo enseñado en los tráilers de dos minutos no hubiera mostrado ya. Un médico autodestructivo que toma drogas y cantidades obscenas de alcohol que salva vidas a lo McGyver. Como ya habíamos dicho cuando presentamos su estreno, Rush es una mezcla entre House y Royal Pains. Que fuera una serie de verano de USA Networks no hacía más que apoyar nuestra teoría de serie de machitos díscolos y superficial.

Pero Rush es más que eso. Tiene un toque de profundidad bien equilibrado en cada episodio. Rush es como es por un motivo, o varios. La serie no defiende a su protagonista, nos muestra todos sus fallos y grandezas. Como buen personaje, nos cae bien por sus faltas y es su pasado el que nos hace comprender su presente autodestructivo.

Rush02

Will Rush está herido, está perdido, cabreado y necesita desahogarse, dejarse llevar y expulsar toda esa rabia, es decir tiene una pataleta, con mayor o menor razón pero el espectador puede comprender su enfado. Es un gran médico, un genio, pero también un cabezota que cree que siempre tiene la razón y está por encima de todo. Un error de juicio cinco años atrás le hará estar donde está ahora.

Rush no quiere decepcionar a nadie como lo hizo hace cinco años, pero en realidad es a sí mismo a quien no quiere defraudar. Cuando ve que está a punto de sufrir huye para que no le hagan daño. Rush no para. No quiere relajarse, tener un día libre. Porque entonces se detendría a pensar, tendría que afrontar sus problemas y errores y es algo que no quiere.

Rush03

No es que su vida le deje estarse quieto mucho tiempo. Es complicada y cuando intenta cambiar por Sarah, su ex nueva novia para estar con ella se da cuenta de que no es posible, que los dos acabaran sufriendo. Hacerla daño es lo último que quiere así que termina casi antes de volver a empezar. Y casi que mejor porque si en una pareja uno de los dos tiene que cambiar por el otro mal van.

Rush es más profunda de lo que parece en un primer vistazo, tiene más jugo y trama pero no le quita de algunos fallos como ese final hiperdramático, exagerado, previsible y descabellado que parece escrito para una telenovela. Salvo esa excepción Rush es una buena serie para el verano, sin tener que pensar mucho pero con cierto toque profundo y con su justa medida de tensión y diversión.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s