‘Better Call Saul’: el reencuentro con viejos amigos

Ayer mi compañera se preguntaba si le gustaría ‘Better Call Saul’ sin haber visto previamente ‘Breaking Bad’. Y hoy, después de su estreno en Movistar Series, yo voy hacerme la pregunta contraria ¿voy a echar de menos a Walter White en el spin off protagonizado por Bob Odenkirk?

better-call-saul-poster

La respuesta es no. Una rotunda y absoluta negativa. En ‘Better Call Saul’ te reencontrarás con un universo que te resulta conocido y con el que se nota que los creadores están absolutamente cómodos: el peculiar sentido del humor pese a la miseria de todos sus personajes, el uso del color y de la fotografía para transmitir cosas, ese aire de que todo es familiar. Y no es ningún problema porque tú, espectador, también vas a sentirte como en casa. Hogar dulce hogar, que se suele decir.


Que la serie comience en blanco y negro – no os preocupéis, no le pasa nada malo a vuestra pantalla-  es un gran acierto. Los espectadores están tan acostumbrados a ver a Saul Goodman como un derroche de color, un exceso hasta en el mundo de colores saturados de ‘Breaking Bad’, que en cierto modo esa estética se había convertido en la marca del personaje tanto como la frase de su anuncio. Por lo tanto, ¿qué mejor manera de expresar que su nueva vida es gris, monótona, y aburrida que rodando su presente en blanco y negro? Si algo tenía la serie protagonizada por Bryan Cranston era que sabía usar el color y la imagen de una forma muy inteligente.

better-call-saul
Porque Saul Goodman tendrá una vida llena de peligros, sí, pero cuando has vivido al límite y has mirado a los ojos al peligro – o a Heisenberg, que viene a ser lo mismo- trabajar en una tienda de comida rápida se te queda un poco corto. Y tú como espectador que ha visto ‘Breaking Bad’ lo entiendes, porque lo sabes. Y cuando comienzan los flashbacks entiendes como Jimmy McGill, un hombre que simplemente intenta sobrevivir en una jungla que le viene grande, acaba convirtiéndose en Goodman. Porque seamos sinceros, es más fácil empatizar con el Goodman de Odenkirk, que con el Heisenberg de Cranston: ambos son egoístas, sí, pero al primero se le percibe como una alguien con un punto patético que genera simpatía. No es una gran mente criminal, simplemente es corrupto.

better-call-saul-15
Pero hay algo más. Aunque puedas verla independientemente de ‘Breaking Bad’, ‘Better Call Saul’ añade un elemento más a la mezcla que complementa lo que nos contaron en la primera: Jimmy McGill – porque todavía es Jimmy y no Saul- tiene una conciencia que funciona de forma correcta. Es decir, no se auto-justifica, ni se engaña con estar haciendo lo correcto como Walter White, ni siquiera intenta esconder la cabeza y huir hacia delante como Jesse Pinkman. El personaje de Odenkirk sabe perfectamente cuando está haciendo algo mal y eso le va carcomiendo poco a poco por dentro. Porque antes de su despacho en Albuquerque, antes de los problemas con los traficantes de drogas y de los anuncios en la televisión Jimmy McGill era un hombre bastante decente, que a veces hasta intenta hacer el bien.

Así que sí, si te gustó ‘Breaking Bad’, te gustará ‘Better Call Saul’. Porque siempre es bueno volver al hogar, aunque éste esté plagado de delincuentes.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s