Silicon Valley, los nuevos Steve Jobs

silicon-valley-01

Si hace unos días hablábamos de Halt and Catch Fire y de su start up tecnológica ambientada en los años 80, hoy hablamos de Silicon Valley y Pied Piper. La comedia de la HBO centrada en una start up tecnológica no deja títere con cabeza.

Silicon Valley ofrece una visión del mundo de las empresas tecnológicas en tono satírico. Se centra en la idea brillante que tiene Richard Hendricks, un chaval normal muy bueno en su campo, la informática, con la que crea una start up y las dificultades de comenzar una empresa. En cuanto algo bueno y nuevo sale los buitres ya están ahí. Vemos como genios de la industria que han levantado grandes imperios quieren apropiarse de la idea intentando comprarla o adquirirla de cualquier forma, incluso copiando sin ninguna vergüenza la base del algoritmo creado para la programación. Vemos como todos quieren un pedazo del negocio, como roban sin escrúpulos las ideas, como pueden gastarse millones de dolares en chorradas para acabar con el competidor.

silicon-valley-02

Su primera temporada se centra en el aspecto tecnológico. Richard Hendricks ha creado ese magnífico algoritmo y ahora tiene que pensar qué puede hacer con él, cuáles son sus funcionalidades. Pensar en el producto y negocio que puede fundar con ese algoritmo. Toca crear la empresa, convencer a los inversores de que su idea es buena, va a gustar a los consumidores y van a obtener beneficio. Vemos el estrés por cumplir los plazos de entrega, las dificultades de llevar una idea teórica a la práctica, el trabajo y esfuerzo que conlleva, y los distintos detalles y aspectos dentro de una empresa.

La segunda temporada de Silicon Valley se centra más en el aspecto de negocio y financiación. Pied Piper tiene que mantenerse viva, luchar contra competidores, Richard y sus amigos tienen que decidir con qué inversores negociar y lidiar con sus decisiones. Es una temporada mucho más cruel que la primera, pues es una carrera de obstáculos un episodio tras otro.

silicon-valley-03

Lo irónico es que lo que muestra Silicon Valley con cierto cinismo, sátira y brutalidad debe ser lo que pasa realmente en el mundo de las apps. La grandeza de la serie es hacernos ver estos entresijos, esa locura casi surrealista, y levantarnos una sonrisa al mismo tiempo que sufrimos con las complicaciones por las que pasan Richard y los demás miembros de Pied Piper.

La comedia es entretenida y engancha, puedes verte los 18 episodios de sus dos primeras temporadas casi en dos días sin darte cuenta. Aunque sus personajes no estén muy desarrollados, son personajes tipo, te encariñas de ellos, principalmente de Richard. También tiene personajes terribles que te ponen de los nervios, a ti y a los otros personajes, y es que esa es su gracia, que el espectador tenga que soportar lo que Richard y los chicos de Pied Piper soportan.

Silicon Valley une humor inteligente, absurdo y ácido; parodia a los grandes mitos de la industria informática; y hace que el espectador general, y no iniciado en el mundo de la informática y las aplicaciones, se introduzca de pleno en el ambiente del valle de silicio. Una serie fundamental.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s