‘The Walking Dead’ y la calma que precede a la tormenta

the-walking-dead-episode-608

Quien haya visto ya el octavo capítulo de la actual temporada de la serie de AMC pensarán que el que escribe se ha vuelto loco titulando de semejante manera. Y es que si hacemos un breve status de la situación que nos ha dejado esta primera tanda de episodios interrumpida por el irremediable parón, lo primero que hay que señalar es que finalmente los peores presagios de la sombría Enid se han cumplido y Alexandría ha caído casi con la misma rapidez que aquella frágil torre sobre el muro que hasta entonces había mantenido a la comunidad aislada de los horrores del mundo exterior.

Por si tener las calles infestadas de zombies no fuese suficiente, Carol y Morgan no han sido capaces de solucionar sus diferencias sin necesidad de tener a mano un cuchillo o una vara de madera provocando que el lobo capturado, que no parece tener intención alguna de rehabilitarse, huyera armado y con la pobre Denise de rehén, aunque la fascinación del demente con los buenos propósitos de la doctora en ciernes todavía podría dejarnos alguna sorpresa.

Mientras tanto, Rick y los suyos no han tenido más remedio que retomar viejas tácticas y cubrirse de vísceras con el fin de intentar atravesar la marea de caminantes sin ser descubiertos, aunque lo inestable del grupo podría dar al traste con el plan.

Tampoco podemos olvidar que Carl parece haber encontrado a su némesis, aunque el muchacho parece decidido a lidiar con la desesperación y los instintos homicidas de Ron con el fin de reconducirlo, porque que Dios le pille confesado si el líder de los supervivientes se entera de que ha estado a punto de meter una bala entre ceja y ceja a su primogénito. ¿Qué le pasa a la juventud de Alexandría que cada nuevo pensamiento que les pasa por la cabeza es peor que el anterior?

Como siempre, en el universo de The Walking Dead pagan justos por pecadores y lamentablemente los fans deberán llorar una baja más en el reparto de la serie, la de Deanna, esa “madre coraje” que nos llevaba acompañando desde hacía un año y que nos ha dejado momentos tan interesantes. No olvidaremos la reprimenda a su hijo después de que Glenn le pateara el culo y los agradecimientos a éste por poner de manifiesto la estupidez del joven. Ni la fe ciega en Rick y sus compañeros incluso en los peores momentos, convencida de que su contribución salvaría a los suyos sin temor a que su decisión fuese profundamente impopular.

the-walking-dead-01

Por lo menos, y sin ser una de las protagonistas de la ficción, se ha ganado una de las muertes más épicas que recordamos, cuando sabiendo que tras haber sido mordida sus horas de vida estaban contadas, decidió encarar a la horda de zombies y vaciar el cargador frente a ellos en vez de utilizar su arma para quitarse la vida. Su grito final fue prueba fehaciente de su espíritu combativo e indomable, que nunca requirió de saber disparar ni hundir machetes en los cráneos de cadáveres putrefactos para inspirar a cuantos la rodearon.

Muchos de aquellos que en cambio sí saben hacerlo y muy bien como Glenn, Daryl, Abraham o Sasha –habrá que esperar para conocer el alcance del interés romántico entre estos dos- no han regresado todavía o no se encuentran en situación de ayudar, por lo que se les está echando de menos, y más teniendo en cuenta que el pequeño de los Dixon ha contado con muy pocos minutos en pantalla, apenas un capítulo en el que ha llevado el peso de la acción, y eso ha pasado algo de factura a la producción que requiere de sus pesos pesados para seguir dándonos momentos memorables.

De estos a decir verdad ha habido pocos, y aunque la serie sigue gozando de buena salud, se ha percibido una cierta relajación tal vez motivada porque hacía tiempo que el grupo no se encontraba relativamente seguro y sin sufrir en sus propias carnes las penurias del camino a ninguna parte.

Es por eso que, pese al azote de los caminantes, el sanguinario ataque de los lobos o la invasión de la ciudad, tenemos esa sensación de que algo muy gordo está por venir, y por lo que sabemos hasta ahora tiene nombre propio: Negan. Jeffrey Dean Morgan será el encargado de prestar su rostro a un villano que tiene el desafío de hacernos olvidar a El Gobernador. Carisma, desde luego, no le falta.

aMZJBR7V-600x399

Comentar también nuestro desconcierto ya que, dado que los guionistas nos tienen demasiado acostumbrados a tener que lidiar con la muerte de personajes importantes cada cierto tiempo, y tras la Season 5 en la que se despidieron de manera tan dramática Beth o Tyreese, la plantilla de personajes ha conseguido llegar al ecuador de la temporada relativamente intacta. ¿Significa esto que pronto veremos nuevas víctimas?

Muy probablemente sí, aunque de momento bien podemos congratularnos de que lo de Glenn se quedase en un susto y que The Walking Dead pueda seguir contando con uno de sus personajes más emblemáticos. Su “casi muerte” ha sido sin duda uno de los momentos más impactantes hasta el momento, aunque si nos tuviésemos que quedar con un capítulo en concreto sería sin duda el de la redención de Morgan Jones (Aquí no es aquí). Buena culpa de ello la tuvo el siempre excelente John Carroll Lynch en el papel de Eastman, al que le bastaron menos de 40 minutos para convertirse en uno de los personajes más notables de cuantos han pasado por la serie.

La tormenta se acerca, avisados quedáis, mientras tanto y pase lo que pase, por favor… absteneos de llamar a mamá.

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s