Más Expediente X para seguir alimentando la fiebre de los revival

Hay muchas razones para considerar la nostalgia como una de las principales armas de la industria del entretenimiento actual. Desde hace un par de años hemos asistido a la triunfal reapertura del parque de dinosaurios más famoso del cine, hemos visto a las tortugas ninja salir de parranda una vez más, a los chicos de Trainspotting volver a reunirse para tomar unas pintas y a una nueva generación de Power Rangers esforzándose por mantener el tipo en una cartelera que ya se prepara incluso para una nueva partida a Jumanji, esta vez con La Roca tomando el relevo del añorado Robin Williams.

La televisión tampoco se ha quedado atrás en esto de exprimir algunos de sus grandes filones. Lo que comenzó con Heroes Reborn ha continuado con Prison Break, otra de esas series que fueron perdiendo fuelle hasta morir de puro agotamiento. El reencuentro de las chicas Gilmore tampoco pasó desapercibido, aunque dejase un sabor agridulce entre sus adeptos, y en menos que canta un gallo volveremos a saborear esa niebla espesa que envolvía el pueblo de Twin Peaks, otra serie que quiere darse una nueva oportunidad de conquistar a una audiencia que sólo necesita de algo de tiempo para perdonar los peores pecados.

Sin embargo, y sin desmerecer un ápice el estatus de serie de culto de la obra de David Lynch, ninguna de estas ficciones ha logrado igualar el revuelo que siguió al anuncio del regreso de Mulder y Scully a la pequeña pantalla. Era de esperar que una nueva tanda de capítulos de Expediente X causara sensación, y más teniendo su inapreciable aportación a un medio que se encuentra en una nueva edad dorada.

Chris Carter, cuya carrera llevaba tiempo navegando a la deriva, era consciente de que la mitología generada en torno a su producto estrella seguía muy presente en la comunidad seriéfila y que una nueva aproximación a este universo suponía una apuesta prácticamente segura y que bien merecía satisfacer las exigencias de sus dos principales intérpretes.

Cabe decir que la estrategia de Carter, más allá de recordarnos constantemente el origen del fenómeno con pequeños detalles como mantener la cabecera intacta o recuperar personajes que jugaron un papel fundamental en las principales tramas, resultó ser un tanto tramposa. La eliminación selectiva de aquellos puntos argumentales que menos gustaron en su día y que perjudicaron su desenlace resultó un tanto evidente, casi tanto como la mediocridad de la que hacían gala prácticamente todos los guiones que daban forma a unos episodios que de haber pertenecido a las primeras temporadas los habríamos recordado, siendo generosos, como del montón.

Mucho más irritante nos pareció el cierre de esa “temporada evento” que, a pesar de haberse vendido como algo excepcional, nos dejaba con un importante cliffhanger que suplicaba a FOX una renovación futura que garantizase seguir con esa trama alienígena tan gastada que además venía a sugerir que todo lo vivido anteriormente por los agentes del FBI podría haber sido… un montaje.

Tras unos meses de silencio parece que la cadena ha confirmado sus planes de grabar 10 episodios más que comenzarían su producción este mismo año de cara a estrenarse entre 2017 y 2018. Ni David Duchovny ni Gillian Anderson parecen tener reparo alguno de volver a dar vida a sus personajes –especialmente el primero tras la cancelación de su serie Aquarius– lo cual nos hace pensar que el futuro de la serie podría estar bien definido desde hace ya tiempo.

Esta vez, eso sí, el público viene sobre aviso. Aunque es de esperar que las audiencias vuelvan a responder fervientemente al debut de los nuevos episodios de una serie a la que muchos siguen teniendo devoción, eso no quita que se deban mostrar más exigentes, que esperen un salto de calidad palpable en los nuevos libretos y la apuesta clara por un nuevo rumbo para la historia que esta vez sí manifieste una solidez que echamos en falta en el regreso de la icónica pareja.

Pasará tiempo hasta que empecemos a conocer nuevos detalles en torno a la producción, pero hasta entonces cruzaremos los dedos a ver si esta vez Expediente X sí tiene el retorno que todos soñamos. Porque la nostalgia es un recurso muy poderoso, pero eso no significa que siempre sea suficiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s