La taquilla estadounidense sufre una caída histórica

Desde 2001 los cines estadounidenses no obtenían unas cifras de recaudación tan bajas. Y es que según los datos de la web especializada Box Office Mojo, los 12 primeros filmes de la taquilla del país sólo pudieron acumular 49,6 millones de dólares, una cantidad muy reducida incluso teniendo en cuenta que la segunda quincena de agosto y la primera semana de septiembre son fechas en las que la asistencia a las salas es escasa.

La última vez que la taquilla se resintió de esta manera fue hace 16 años, concretamente el fin de semana tras los atentados del 11-S. Por aquel entonces los cines ingresaron 43,5 millones de dólares, una cantidad que teniendo en cuenta la inflación quedaría incluso por encima de lo recabado hace sólo unos días.

La comedia El otro guardaespaldas fue el filme que mejor mantuvo el tipo, siendo número uno por segunda semana consecutiva con 10 millones de dólares y dando buena muestra del tirón que su protagonista, Ryan Reynolds, tiene entre los espectadores sin desmerecer un ápice la hilarante dupla que forma con el no menos conocido Samuel L. Jackson.

En segundo lugar, vuelve a imponerse la lógica. Annabelle: Creation, con 7,5 millones, confirma que el género de terror continúa encandilando a la audiencia juvenil, que sigue dando su visto bueno a la saga formada por las dos entregas de Expediente Warren y del spin off centrado en esta diabólica muñeca.

Los siguientes puestos se los reparten la cinta de animación Ballerina (5 millones), el thriller Wind River, con Jeremy Renner y Elizabeth Olsen, y Dunkerque, la cinta de Christopher Nolan que sigue dando mucha guerra gracias a las buenas críticas que acompañaron a su estreno y a la falta de competidores de altura.

Y es que ante la escasez de blockbusters en esta recta final del verano los distribuidores han apostado por recuperar cintas de excelente recorrido comercial como Wonder Woman y Baby Driver, que vuelven a proyectarse en más de un millar de salas a pesar de que se estrenaron a lo largo del pasado mes de junio, concretamente los días 2 y 21 respectivamente.

Lamentablemente el calendario de septiembre no ofrece demasiadas garantías de que la precaria situación de la taquilla mejore, si bien las esperanzas de los exhibidores pasan por el estreno de It, la nueva adaptación de la novela de Stephen King a la que ya han calificado de absolutamente terrorífica generando enormes expectativas entre los aficionados.

Esperemos que así sea y que el cine recupere de nuevo la buena salud, aunque hay quienes apuntan a que el pasado fin de semana la baja recaudación responde a toda una serie de eventos producidos en Norteamérica y que perjudicaron la asistencia irremediablemente. En primer lugar, señalar las gravísimas inundaciones ocasionadas por el huracán Harvey en Texas, a lo que hay que sumar el interés que despertó uno de los acontecimientos deportivos del año, la pelea entre Floyd Mayweather y Conor McGregor, y la emisión del episodio final de la séptima temporada de Juego de Tronos, que ya es un fenómeno sin precedentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s