Intenciones Ocultas, el thriller policíaco llega a PlayLink

Todo parece indicar que la experiencia PlayLink va a calar hondo en el catálogo de PlayStation 4. Este sistema, que consiste en fomentar el juego social propiciando la utilización nuestro propio Smartphone o tablet a modo de mando una vez descargamos una sencilla aplicación gratuita, es una de las apuestas más firmes de Sony en la vertiente más familiar de su catálogo en la que siempre está ansiosa por innovar.

Y lo ha conseguido, ya que dejando a un lado ciertas limitaciones asociadas a este tipo de dispositivos móviles como por ejemplo la fugacidad de algunas baterías, se trata de un concepto planteado con gran acierto y mucha lógica ya que evita algunos factores un tanto molestos que se suelen dar en las reuniones con amigos como la necesidad de irse pasando el mando de la consola de uno a otro cada vez que alguien quiere participar en la partida o la adquisición de periféricos tan costosos como engorrosos.

El catálogo de lanzamiento de PlayLink deja claro que la compañía está deseosa de que algunas de sus grandes marcas den el salto a esta modalidad, caso de Singstar Celebration, así como productos tan atractivos a la hora de montar una fiesta en casa como los típicos concursos de preguntas y respuestas. Sin embargo, el título que más nos ha sorprendido por su originalidad y valentía ha sido sin duda Intenciones Ocultas, que se aparta de ciertos convencionalismos para sumergirnos en una película interactiva en la que las decisiones de los jugadores y su pericia con la pantalla táctil definen el desarrollo y el desenlace de la misma.

Aunque los juegos con un fuerte componente narrativo son cada vez más habituales, estamos hablando de una propuesta más arriesgada si la comparamos con Saber es poder o ¡Has sido tú!, pero que supone un importante voto de confianza  para una fórmula que no ha de tener miedo de abrirse a múltiples géneros y así aportar algo diferente, refrescante y que consiga sorprendernos.

Lo nuevo de Supermassive Games, los creadores del estupendo Until Down, es un thriller policíaco que nos pondrá en el papel de la detective Becky Marney, quien se encuentra investigando los crímenes de un peligroso asesino en serie conocido como el Trampero. Su particular modus operandi, dejar junto a sus víctimas diversos artefactos concebidos con el único propósito de acabar con la vida de los primeros agentes que se presenten en el lugar.

La trama, mucho más enrevesada de lo que en un principio podría parecer, implicará a otros muchos personajes como una fiscal del distrito de lo más tenaz, una joven abogada, un convicto con mucho que ocultar y otras muchas piezas de un puzle que a buen seguro nos exigirá jugar más de una vez para completar en su totalidad.

Intenciones Ocultas no requiere controlar directamente a ningún personaje, ya que se compone de toda una serie de secuencias encadenadas a modo de película. Con bastante frecuencia la acción se detendrá a la espera de que tomemos ciertas decisiones, ya sea elegir entre dos tipos de respuesta en mitad de un diálogo o actuar de una manera u otra en momentos concretos. Habrá que tener cuidado, puesto que cada una de ellas propiciará que se abran ciertas líneas de investigación o que los acontecimientos se precipiten en una u otra dirección, aunque lo cierto es que no es nada sencillo entrever si lo que acabamos de hacer era lo correcto o si hemos cometido un error fatal.

Es importante señalar que en función del camino que tomemos llegaremos a uno de los múltiples finales que existen, algunos mucho más satisfactorios que otros. Y es que uno de los aspectos más destacables de Intenciones Ocultas es que todo lo que hagamos repercutirá poderosamente en la conclusión del relato, un rasgo que le permite distanciarse de las críticas que recibieron otros juegos de similares pretensiones como Beyond: Dos Almas o las diversas producciones de Telltale Games, los cuales han sido acusados de guiar en exceso al jugador restando relevancia a su poder de decisión.

Aunque el modo historia puede jugarse en solitario, es evidente que ha sido planteado para disfrutarse acompañado, a fin de consensuar con nuestros compañeros la manera de afrontar cada nueva situación. Además, existen varios minijuegos en la que su colaboración puede resultar indispensable, por ejemplo a la hora de buscar pistas en los escenarios pasando el dedo por la pantalla táctil de nuestro smartphone. Tendremos un tiempo limitado para escudriñar con nuestras linternas cada rincón de una habitación a oscuras con el fin de hallar distintas pruebas que nos ayuden a reconstruir lo sucedido y que esclarezcan los puntos más complejos del caso.

También tendremos que enfrentarnos a algún que otro QTE, que se ejecutarán de la misma manera. Si en mitad de una persecución debemos saltar por encima de algún obstáculo tendremos unos pocos segundos para señalarlo con el dedo y así ejecutar la maniobra sin tropezarnos y por lo tanto sin perder al sospechoso.

La interacción del título con los jugadores no acaba ahí. Antes de ponernos ante una situación crítica es posible que el grupo sea preguntado sobre quién de los allí reunidos se ajusta más a un determinado perfil o reúne ciertas cualidades que muy pronto serán necesarias para el devenir de la partida. Aquel que sea seleccionado como el que mejor mantiene la entereza bajo presión o el más compasivo deberá hacerse cargo de la resolución del conflicto de la manera que considere más oportuna.

Gozar de una doble pantalla no sólo será indispensable para jugar al título, también nos servirá a modo de agenda ya que cada nuevo descubrimiento y cada línea de investigación abierta se anotará dentro de la aplicación para que en ningún momento perdamos el hilo. Lo cierto es que el argumento no es tan enrevesado como para tener que revisar frecuentemente estas notas, en parte gracias a los numerosos diálogos que presenciaremos y que irán desgranando la trama, aunque a veces aportarán información interesante dentro de los distintos perfiles de los personajes que acabamos de conocer y que pueden no estar aún lo suficientemente contextualizados.

El precio reducido del juego, algo menos de 20 euros, es bastante adecuado si consideramos que superarlo nos llevará una media de 3 horas. Sin embargo, medir la vida de este título en estos términos no sería justo, ya que una de sus principales características es precisamente su rejugabilidad. Alcanzar uno de los finales más gratos de cuantos hay planteados al primer intento puede no ser lo normal, forzándonos a repetir la aventura actuando de manera diferente en aquellos puntos en los que creamos que podríamos haber sido más implacables o más conservadores. Además, la historia tiene tantas ramificaciones que a cada nueva partida no sólo nos enfrentaremos a desafíos diferentes, también conoceremos a personajes con los que anteriormente no habíamos tenido la oportunidad de tratar.

En todo caso, para sacar el máximo partido a la experiencia que nos proponen sus desarrolladores lo mejor será probar una segunda modalidad en la que se promueve la competitividad entre los jugadores. El juego enviará al dispositivo de cada jugador instrucciones para obrar de una manera o de otra a espaldas del resto de participantes. Por ejemplo, si a una persona se le insta a que la protagonista se comporte de manera cínica y despectiva con su compañero, ésta deberá hacer todo lo posible para que el grupo acepte seleccionar esas opciones de diálogo. Si lo consigue ganará puntos, aunque estas “intenciones ocultas” también podrán ser descubiertas por los demás que a su vez serán recompensados por ello.

Este modo pide a gritos disfrutarse en caso de haber congregado a mucha gente, permitiendo un máximo de seis personas conectadas. De esta manera, el proceso deductivo es algo más arduo y excitante. Por otro lado, es la mejor forma de seguir exprimiendo el juego incluso después de haber completado el caso al menos una vez.

Técnicamente el título luce a un gran nivel, con gráficos que tienden al fotorrealismo y haciendo gala de unos valores de producción muy notables. La influencia de Until Down, cuyo efecto mariposa se deja notar en muchos aspectos del planteamiento y de la jugabilidad, también se hace patente en el apartado visual de Intenciones Ocultas, sobre todo en lo que se refiere a la expresividad de los rostros, los efectos que inciden sobre los personajes, la iluminación y el nivel de detalle que se percibe los escenarios.

Todas las secuencias se han rodado con actores reales, un reparto de corte televisivo en el que sobresale la actriz Katie Cassidy, de la popular serie Arrow. El buen trabajo realizado en lo referente a la captura de movimientos y expresiones faciales ha dado como resultado unas cinemáticas de gran calidad.

Hay muy poco que reprochar al acabado del título, sólo en contadas ocasiones hemos notado algún defecto en las texturas o alguna latencia a la hora de cargar una escena concreta, probablemente a causa del procesamiento progresivo del juego en base a esa cadena de causalidad de la que depende que salte un vídeo u otro.

A nivel sonoro, es una lástima que la banda sonora pase un tanto desapercibida, sin embargo es de agradecer que se hayan doblado todos y cada uno de los diálogos del juego con gran profesionalidad, una muestra más de la confianza que el gigante nipón ha depositado en esta producción.

En conclusión, Intenciones Ocultas es una excelente oportunidad de disfrutar de una experiencia multijugador en nuestro salón con personalidad y que se aleja de aquellos títulos que hasta ahora parecían indispensables en toda fiesta en casa. Se trata de una historia que sabe mantener el interés hasta el final y que te invita a volver para sacarle todo el jugo, si bien entendemos que no todo el mundo encontrará el atractivo a indagar una y otra vez sobre la misma trama. Reunir a un buen número de personas puede incentivarnos para rejugar este título en competición con nuestros amigos, que al fin y al cabo debería ser la principal motivación de todo aquel que se decante por la propuesta de PlayLink. Eso, y cierto aroma que desprende a algunos juegos de mesa clásicos que todavía hoy nos vienen a la memoria. ¿Alguien ha dicho Polis y cacos? En este caso la comparativa nos viene al pelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s