Las películas con finales abiertos que nos dejaron con la duda

Son muchos los filmes que rompen con la fórmula convencional que implica dotar a la historia de un final cerrado, en el que todas las tramas lleguen a su conclusión lógica y se resuelvan las incógnitas planteadas a lo largo del metraje. Hay cineastas que prefieren concluir sus películas con cierta ambigüedad, dejando al espectador libertad de interpretación, y de hecho existen varias películas consideradas de culto que a pesar del paso del tiempo siguen incitando a sus incondicionales a compartir sus propias teorías.

Esta práctica también tiene sus detractores, por supuesto. Son los que opinan que se trata de un recurso del director o de los guionistas para envolver a sus obras de un halo de misterio un tanto artificial, o simplemente una evidencia de que no tenían el talento suficiente como para dotar a su relato de un final coherente. Sea como fuere, aquí os dejamos una selección de películas que nos dejaron con la incertidumbre.

 

 

Prisioneros (2013)

El final del estupendo drama de Denis Villeneuve fue muy comentado tras su estreno en los cines. Sí, es cierto que se desvela el misterio en torno al secuestro de las pequeñas Anna y Joy y que ambas son rescatadas con vida para regocijo de su familia y de las autoridades locales, pero el precio a pagar es alto. El padre de la primera queda recluido en un zulo excavado muy cerca de la vivienda de los delincuentes, bajo un coche aparcado junto a la casa. Dado que Keller (Hugh Jackman) se encuentra herido en la pierna y bajo un frío intenso, parece bastante improbable que alguien lo halle antes de morir en la más absoluta oscuridad. Su única esperanza, el silbato rojo de su hija, el cual no duda en utilizar para pedir ayuda.

Los últimos instantes del filme nos dejan con la imagen del detective Loki (Jake Gyllenhaall) inspeccionando las inmediaciones de la escena del crimen. Tras oír unos débiles pitidos, el investigador dirige una mirada incierta en dirección al coche, justo antes de que la pantalla se quede en negro. Para muchos resulta evidente que Keller fue inmediatamente rescatado, lo cual tiene mucho sentido dado el inestimable olfato policíaco que Loki demuestra poseer a lo largo de tan truculento caso, sin embargo nunca vemos que esto suceda ni tenemos garantía alguna de que este padre coraje pueda sobrevivir a las secuelas de tan terrible cautiverio.

Infierno Blanco (2011)

La película de supervivencia de Joe Carnahan recibió críticas muy dispares, si bien no podemos negarle una puesta en escena realmente sobrecogedora y una crudeza pocas veces vista en el género de aventuras. En el filme, el personaje de Liam Neeson debía hacer uso de toda su pericia como cazador para mantener con vida a un grupo de perforadores de una empresa petrolífera perdidos en una región salvaje de Alaska tras estrellarse su avión.

Aquellos que no perecieron en el impacto no sólo tuvieron que luchar contra el frío extremo del lugar, sino también contra la amenaza constante de una manada de lobos que les iría diezmando uno a uno. El último en quedar con vida, como no podía ser de otra manera, fue el bueno de Ottway, si bien se da cuenta demasiado tarde de que en su intento por atravesar la tundra y llegar a áreas más civilizadas acaba internándose cada vez más en la guarida de estos animales. Al final, al límite de sus fuerzas, se encuentra cara a cara con el macho alfa al que no duda en desafiar. Armado sólo con un cuchillo y algunos cristales rotos adheridos a su puño, el protagonista se enfrenta a lo que parece una muerte segura, dada la ferocidad de estas bestias. Sin embargo no se nos da la oportunidad de presenciar el combate y más de uno podría pensar que si alguien es capaz de salir del entuerto, ese es sin duda Neeson. Un duro entre los duros.

La duda (2008)

“En la persecución de la maldad uno se aleja de Dios. Claro que hay un precio. Tengo dudas, ¡tengo tremendas dudas!”. Esta frase pronunciada entre lágrimas por Meryl Streep pone punto y final a una película que concluye haciendo honor a su título. Su personaje, el de la estricta hermana Aloysius llega incluso a recurrir a la mentira con tal de expulsar del colegio al padre Flynn (Phillip Seymour Hoffman), al que consideraba culpable de haber mantenido una relación ilícita con uno de sus monaguillos. Pero lo cierto es que a pesar de un historial con alguna que otra sombra y un comportamiento un tanto inusual para alguien de su condición, la directora no consigue hallar pruebas fehacientes de la fechoría, de ahí que al final se pregunte si en verdad obró mal o si simplemente fue el apoyo que el joven Donald necesitaba en aquel momento. La duda de Aloysius es perfectamente comparable a la del espectador, que en ningún momento recibe más información en torno a la investigación del caso.

Blade Runner (1982)

Uno de los finales abiertos por excelencia de la historia del cine. Esta joya de la ciencia ficción firmada por Ridley Scott concluye cuando Deckard, tras ser perdonado por Roy justo antes de morir, decide dejar atrás de una vez por todas sus días como Blade Runner y darse a la fuga con Rachel, la mujer que ama a pesar de saber que es una replicante. Muchas son las incógnitas que nos deja la película, empezando por cuál será el destino de la pareja, que presumiblemente será perseguida, y por la esperanza de vida de la propia Rachel. “Lástima que ella no pueda vivir, pero ¿quién vive?”, decía Gaff justo antes de la partida. Pese a que los replicantes habían sido creados con una fecha de expiración como método de control, según Tyrell el personaje de Sean Young era “especial”, por lo que nadie sabía a ciencia cierta los años que le quedaban por delante.

Otro de los puntos que la cinta no llega a aclarar era si Deckard era o no un replicante, si bien en cierto momento durante la entrevista es la propia Rachel la que deja la pregunta en el aire inquiriéndole sobre si alguna vez se había hecho el test de detección él mismo. No fue hasta el estreno de Blade Runner 2049 cuando Scott finalmente nos dejó claro que el personaje nunca fue un ser humano, algo que ya había dejado caer en más de una entrevista.

La Cosa (1982)

Y el mismo año que Blade Runner llegaba a los cines John Carpenter estrenaba La Cosa, otro clásico de la ciencia ficción que curiosamente tampoco fue lo suficientemente valorado por crítica y público. La cinta, recordada todavía por su magistral ambientación, nos presentaba a una criatura capaz de adoptar la forma de cualquier ser que consumía, siendo muy complicado detectar quién era el sujeto real y quién una monstruosa réplica preparada para atacar en cualquier momento.

Al final de la cinta, la mayor parte de los miembros de la expedición científica a la Antártida perecen intentando detener la amenaza de este ser de otro mundo, que de llegar a la civilización sería prácticamente imparable. Con la estación prácticamente en ruinas después de la aciaga batalla MacReady se desploma junto a algunos restos esperando su final pero con la sensación del deber cumplido. Justo en ese momento hace acto de presencia su compañero Childs, que también parece haber salvado la vida pero mostrándose desconfiado ya que ninguno de ellos puede saber a ciencia cierta si su amigo es realmente él. A sabiendas de que a esas alturas todo da igual ya que en cuanto se apague el fuego ambos morirán congelados, el héroe de la función sonríe y se limita a decir: “¿Por qué no esperamos aquí un rato a ver qué ocurre?”. Kurt Russel amigos, genio y figura.

Tres anuncios en las afueras (2017)

La cinta de Martin McDonagh no sólo deslumbró gracias al buen hacer de sus intérpretes, sino también por esa atípica mezcla del drama más desgarrador con el humor más ácido que dio como resultado unos diálogos ciertamente brillantes. Un filme muy poco convencional y que generaba debate con cierta facilidad, de ahí que necesitase de un final acorde con su premisa y que dejase divididos a los espectadores. Y no nos referimos al hecho de que la investigación policial fuera incapaz de dar con el culpable del asesinato de la hija de Mildred (Frances McDormand), sino al viaje que la protagonista emprende junto a Dixon (Sam Rockwell).

Dos personas sin nada que perder que deciden dar salida a su rabia y frustración subiéndose a un coche en busca de un presunto violador que a su juicio bien merece pagar sus crímenes con la muerte. Sin embargo, una vez están en carretera, ambos se plantean si realmente quieren cometer el asesinato, mostrándose dubitativos al respecto. A ella acabar con su vida no le devolverá a su hija y a él tal vez no le sirva para expiar sus pecados. Finalmente deciden seguir conduciendo, dejando en el aire si seguirán con su plan o si simplemente necesitan respirar y dejar atrás todo por unos días.

Origen (2010)

Origen es una cinta fascinante y compleja, al igual que la mayoría de las que componen la filmografía de Christopher Nolan. Las reglas que rigen el universo creado para la película son muchas, y conocerlas es fundamental para comprender todos y cada uno de los aspectos de la historia que se nos cuenta.

Para discernir el mundo de los sueños de la realidad, todos los miembros del equipo de Dom Cobb, al que da vida Leonardo DiCaprio, llevan consigo un objeto al que denominan tótem y que les ayuda a saber en todo momento en qué estado se encuentran. En el caso de su líder se trata de una peonza que de encontrarse dormido no deja nunca de girar. En los últimos instantes del filme, Cobb la deja dando vueltas justo antes de ir junto a sus hijos, y aunque a los pocos segundos comienza a temblar ligeramente presagiando que en cualquier momento puede detenerse, el fundido a negro impide al espectador comprobar si el final feliz del protagonista es o no ficticio.

 

La vida de Pi (2012)

La bellísima fábula de Ang Lee nos introduce de lleno en la historia del joven Pi, el único superviviente de un naufragio que queda a la deriva en un bote junto a un amenazante tigre de bengala con quien acabará labrando una extraordinaria relación en su lucha por sobrevivir. Una historia enternecedora pero también muy difícil de creer, tal y como puede atestiguar el periodista al que el hindú, ya en su madurez, narra estos asombrosos acontecimientos.

Al final de su emocionante conversación el protagonista le propone dos simples opciones: darle a su relato un enfoque realista personificando a algunos de los animales que menciona –su madre, un abusivo cocinero que trabajaba en el barco… – o simplemente quedarse con la versión más fantasiosa y extraer de ella una importante lección de vida. Una propuesta que también iba dirigida a los espectadores.

El luchador (2008)

Darren Aronofsky fue el artífice de la resurrección profesional de Mickey Rourke. Su película El luchador no sólo supuso una mirada descorazonadora al día a día de esas grandes figuras que dejaron atrás hace mucho sus días de gloria, sino también un trabajo que sacó a relucir lo mejor de un actor al que ya nadie imaginaba ver protagonizando una producción de estas características.

El luchador seguía la historia de un profesional de la lucha libre que decide volver al ring a pesar de su avanzada edad y de haber sido operado del corazón. Allí, rodeado de su público, se siente amado y respetado, de ahí que quiera darles un gran espectáculo en una pelea contra Ayatollah, su gran rival en la década de los ochenta. Aunque durante el combate comienza a sentirse mal y su oponente le propone a acabar la pelea por la vía rápida, Randy declina la invitación y se sube a las cuerdas para ejecutar su llamado Ram Jam, un movimiento para acabar con sus oponentes que es su seña de identidad y le proporcionó el reconocimiento de los aficionados. Pese a saber que el impacto podría ser fatal, el luchador se lanza con lágrimas en los ojos decidido a despedirse a lo grande. El corte final nos dejó sin saber si el protagonista vivía o moría en la que seguro sería su última gran noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s