Good Omens (Buenos Presagios): un pequeño milagro para los amantes del libro

Según las Buenas y Acertadas profecías de Agnes la Chalada (que, para aquellos que no estén informados, es el único libro fiable de profecías), el fin del mundo tendrá lugar el sábado. Justo antes de la cena. Esa es la situación con la que nos encontramos al comienzo de Buenos presagios. Los Ejércitos del Bien y del Mal se agrupan, los ánimos tanto en un lado como en el otro están un poco alterados. Y encima alguien va y pierde al anticristo.

Azirafel, un ángel  vendedor de libros usados a media jornada, y Crowley, un ángel que, más que caer, se dio un garbeo calle abajo. Ellos son los únicos que se intentan evitar todo este lío. Porque, es mejor asumirlo ya , la tierra no está tan mal, y ya se han acostumbrado (mucho) el uno a la presencia del otro.  

La nueva producción de Amazon Prime ha sabido recrear esa delicia de libro que es Buenos Presagios. Pero antes de lanzarnos de cabeza a hablar de ese mundo encantador, y fascinante que han creado en Good Omens, primero queremos decir una cosa: Gracias, Suzanne M. Smith.

Gracias por escoger esta auténtica fantasía de reparto. David Tennant y Michael Sheen son una dúo dinámico extremadamente divertido y se unen a Sandra Oh y a Jodie Cormer como una de las parejas protagonistas más magnéticas del momento. Pero es que la buena elección de reparto no acaba ahí y en cuanto has visto unos minutos de serie te das cuenta de que todos y cada uno de los intérpretes encajan de maravilla los unos con los otros para crear una ficción que casi, casi, parece hecha a medida de un plan divino. Dios tiene la voz de Frances McDormand, y Gabriel es un Jon Hamm hilarante y Satán, cómo no, no podría tener otra voz que la de Benedict Cumberbatch. ¿Qué más se puede pedir?

Neil Gaiman ha estado muy pendiente de este proyecto y se nota. No solo en el amor que tiene la serie por los protagonistas, también en el amor por el legado de Pratchett, por el libro que escribieron juntos y por sus lectores. Y no digo esto porque la serie sea asombrosamente fiel al libro – excepto en algunos aspectos en los que debía adaptarse sobre todo a los cambios tecnológicos que ha habido desde los 90-, que lo es, y mucho. Es porque Buenos Presagios es fiel a sí misma y a su manera de contar las cosas sin preocuparse de si puede resultar algo anacrónico porque ¿Qué puede haber más anacrónico que un ángel comiendo sushi? Azirafel y Crowley juegan en sus propios términos también en eso.

No sabemos si guiado por los de Arriba (es la duración perfecta para esta historia y eso es bueno y acorde al plan divino), o guiado por los de Abajo (los fans sufren porque quieren más y no lo hay y el sufrimiento es su terreno, muchas gracias) , Amazon ha decidido que la serie dure tan solo seis episodios repletos de humor, ironía, y el mejor acento británico del mundo si uno decide verlo en versión original.

Porque si es el fin del mundo, nos iremos con estilo. Y a ritmo de Queen.

4 comentarios

  1. Uy!!! Que buena pinta, tengo ya ganitas de ponerme con ella ( a demás que a mi David Tennant me parece fantástico siempre =P ).

  2. si ya me llamaba la atención solo por la tematica ahora me veo todo el reparto y ya han terminado de convencerme, uuuu, david tenant, benedict cuberbacht, etc, me encanta, en cuanto pueda le echo un ojo jeje

  3. Es muy probable que en pocos años Azirafel y Crowley aparezcan en todas las listas como una de las parejas más carismáticas de la ficción televisiva. Funcionan a la perfección en pantalla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s