Marvel’s Avengers y sus pecados capitales

Desde que Square Enix anunciase en 2017 que el mastodóntico proyecto en manos de Crystal Dynamics tenía a los Vengadores como piedra angular, los fanáticos de Marvel han seguido con inusitado entusiasmo el desarrollo del que apuntaba a ser el juego de superhéroes más grande de todos los tiempos. Tras la inmejorable recepción del Marvel’s Spider-man de Insomniac por parte de los usuarios de PlayStation 4, era de esperar que el icónico supergrupo continuase marcando el camino hacia una nueva edad dorada del universo marvelita en la industria del ocio electrónico.

Ahora que el título se encuentra en las tiendas y hemos podido jugarlo largo y tendido hemos de admitir que la aventura presenta luces y sombras. Acierta en muchas cosas, ya que cuenta con una historia muy entretenida y en la línea de las que la editorial acostumbra a plasmar en las viñetas, una protagonista –Kamala Khan, aka Ms.Marvel– que ya se encuentra por méritos propios entre las mejores del año, un apartado gráfico espectacular y algunos momentos memorables que llevan la firma de los responsables del estupendo Rise of the Tomb Rider. Sin embargo, falla en otras muchas que le impiden brillar con más intensidad y convertirse en ese juego definitivo con el que los más apasionados seguidores una vez se atrevieron a soñar. A continuación vamos a repasar aquellos puntos que enturbian el conjunto de Marvel’s Avengers.

Un universo desaprovechado

A estas alturas trabajar con las licencias de Marvel ha de resultar sobrecogedor para cualquier estudio desarrollador. La riqueza de este universo y su incidencia en la cultura popular son incalculables, de ahí que a la hora de plantear un proyecto protagonizado por las joyas de la corona de la Casa de las Ideas sea necesario estudiar minuciosamente el material del que se va a hacer uso. Marvel’s Avengers cuenta con múltiples guiños a los orígenes y a las grandes gestas de nuestros héroes favoritos, e introduce tramas interesantes en su campaña como la creación de los inhumanos o el auge de la malévola organización I.M.A. Pese a todo, el título se queda corto a la hora de explotar la mitología de la editorial en aspectos como las localizaciones de la aventura, muy genéricas y sin ningún interés, y en especial en los supervillanos de la función. Sólo tres adversarios emblemáticos han sido trasladados al juego para ponernos en aprietos, y lo cierto es que sus apariciones son cuanto menos fugaces. Taskmaster hace su entrada en los primeros compases de la historia como un mero sparring, Abominación se atreve a retar a Hulk pero desaparece de la trama principal en un abrir y cerrar de ojos, y M.O.D.O.K. se reserva únicamente para el combate definitivo en la Bahía de San Francisco. Es cierto que si seguimos exprimiendo el juego volveremos a enfrentarnos a ellos en los Sectores de villanos pero ni aportarán nada a nivel narrativo ni ofrecerán algo que no hayamos visto antes. Mención aparte merecen las llamadas Misiones irónicas de los protagonistas, que lejos de profundizar en sus tramas o remitirnos a alguna de sus mejores aventuras acaban siendo tan genéricas como el resto.

Hulk aplasta… una y otra vez

Porque si hay algo capaz de arruinar el atractivo implícito en encarnar al Dios del Trueno o a cualquiera de los miembros de la Iniciativa Vengadores es sin duda la sensación de estar haciendo lo mismo durante horas y horas. Más allá de la campaña, que nos servirá para hacernos con las mecánicas del juego y desgranar su argumento, Marvel’s Avengers nos invita a mantenernos pegados a la pantalla ofreciéndonos un gran número de misiones y desafíos en los que las funciones online tienen mucho que decir. Nada que reprochar, salvo que según vayamos acumulando horas de juego nos daremos cuenta de que estos niveles son tremendamente repetitivos. No sólo en lo que se refiere a los objetivos, los mismos que nos habremos cansado de completar a lo largo de la historia principal, sino también en los entornos que visitaremos. Regiones como el desierto de Utah, la Tundra o el Noroeste del Pacífico aportarán los escenarios en los que se desarrollarán las diversas operaciones de S.H.I.E.L.D., en las que como norma general deberemos infiltrarnos en unas instalaciones de I.M.A. donde el reciclaje de elementos será evidente. Ni siquiera los Sectores de villanos rompen con la monotonía de todas estas refriegas, ya que tal y como indicábamos anteriormente no haremos otra cosa que enfrentarnos una y otra vez con Taskmaster, Abominación o alguno de los gigantescos ingenios tecnológicos de nuestros adversarios. Sí, al título de Square Enix se le augura una vida muy larga gracias al modelo de juego como servicio, y si sus responsables cumplen lo que prometen en unos meses se irán añadiendo contenidos que irán ampliando su propuesta, pero eso no quita que a día de hoy su post game deba ser calificado de tedioso.

Vengadores desunidos

Marvel’s Avengers es un juego concebido para disfrutarlo en compañía. Sólo un puñado de misiones del modo campaña exigirán que nos enfrentemos a las fuerzas de I.M.A. con un único personaje en pantalla, todos los demás desafíos reunirán a varios de los héroes más poderosos del planeta ya sean controlados por la inteligencia artificial o por nuestros amigos. Dado que cada uno de ellos tiene unos atributos bien diferenciados, resulta excitante entablar batalla con toda la fuerza bruta de Hulk, la precisión de la Viuda Negra o la versatilidad de Ms. Marvel. Sin embargo, y a pesar de cargar contra el enemigo en un mismo equipo, todos ellos luchan como entes individuales. Sus poderes y habilidades son magníficos, no cabe duda, pero en ningún momento llegan a complementarse como a menudo vemos en los cómics o en las películas. Se trata de un aspecto que hubiese potenciado la vertiente cooperativa del título y que sí se tuvo en cuenta en juegos como Marvel Ultimate Alliance 2, en el que se nos permitía hacer combos entre varios personajes como el Capitán América e Iron Man, que al disparar su rayo contra el irrompible escudo de su camarada creaba un efecto devastador que acababa con todo aquel que estuviese a su alrededor. Es un mero ejemplo, pero creemos que representa a la perfección aquello que los jugadores se están perdiendo en lo nuevo de Crystal Dynamics.

Retazos de un pasado sombrío

Hubo un tiempo no tan lejano en el que los videojuegos de superhéroes no estaban bien vistos entre la comunidad. El principal motivo era que las compañías, ávidas por aprovechar el tirón comercial de los estrenos cinematográficos en torno a grandes figuras como Spider-Man o Los Cuatro Fantásticos, lanzaban al mercado títulos de acción genéricos, que mezclaban con torpeza elementos del filme con tramas inspiradas en las historietas y cuya optimización dejaba mucho que desear. Hubo honrosas excepciones, claro está, pero fue una tendencia que hirió de gravedad un género que por suerte fue rescatado por estudios como Rocksteady, cuya saga de Batman Arkham marcó el camino a seguir a las grandes producciones. Que conste que no estamos diciendo que Marvel’s Avengers haya retrocedido hasta estos años oscuros, ya que su músculo técnico y su ambición están acordes con lo que se espera de un triple A en pleno 2020, pero sí que es cierto que su diseño de niveles y su dinámica incluyen aspectos que ya creíamos superados. Hablamos de esos amplios escenarios que en un momento dado empiezan a llenarse de enemigos que seguirán apareciendo en oleadas hasta que nos cansemos de machacar botones. O de esos robots y soldados acorazados tan poco originales y de una inteligencia artificial tan limitada que sólo nos plantean un mayor reto en la medida en que van incorporando variantes más poderosas y con mejor armamento. O de esos interiores tan lineales en los que sólo tendremos que avanzar por los pasillos mientras golpeamos a cualquiera que nos salga al paso. Se nos hace difícil situar a Marvel’s Avengers entre los grandes si no apuesta por una experiencia más vanguardista o si no consigue imponer su personalidad.

Los bugs, el verdadero enemigo

Después de un retraso en el lanzamiento de varios meses para dar más tiempo al equipo de desarrollo para pulir los defectos del título, lo cierto es que no nos esperábamos encontrar tantos errores y tan variopintos en el producto final. Algunos son más graves que otros, pero son perceptibles en el apartado gráfico, en la interfaz, en la ejecución de las habilidades especiales de los personajes durante la partida, en el sistema de progresión o en el matchmaking. Es lógico pensar que con el paso de las semanas y a base de parches se irán solucionando, pero eso no quita que sea conveniente valorar la estabilidad del juego en el momento en el que llega a las tiendas. Por nuestra parte, hemos quedado bastante decepcionados por algunos descuidos un tanto inexcusables y que afectan por ejemplo a los diálogos, quedándose diversos personajes literalmente mudos en las cinemáticas repartidas a lo largo de la campaña. Por si esto fuera poco, durante la batalla final el título ha alternado los doblajes en castellano con varias pistas en versión original. Como colofón, también sufrimos un fatídico bug –tal y como puede leerse en los foros no hemos sido los únicos- que nos impedía volver al helitransporte para continuar realizando misiones una vez finalizada la historia principal. Demasiados inconvenientes para un juego tan importante y que visto el resultado debería haber gozado de algunas semanas más de cocción.

El loot del infinito

En lo que se refiere a su sistema de progresión y recompensas Marvel’s Avengers se deja inspirar por juegos como BorderlandsDestiny o The Division. No sólo deberemos ir ganando experiencia para subir de nivel a nuestros héroes e ir desbloqueando habilidades como en todo buen RPG, sino que también deberemos esforzarnos en recuperar piezas con las que mejorar nuestro equipo. Nunca volveremos a nuestro quinjet con las manos vacías, ya que cualquier campo de batalla que pisemos supondrá una oportunidad para hacernos con elementos con los que reforzarnos. La única pega es que dichas mejoras no parecen tener demasiada incidencia en el combate, dejándonos con la impresión de que la fórmula funcionaría igual de bien si prescindiese de todo lo concerniente al loot. Por mucho que reforcemos el escudo del Capitán AméricaRogers siempre lo utilizará del mismo modo y por supuesto no contará con ninguna modificación perceptible en su diseño. Y es que la apariencia de los Vengadores está supeditada a los skins que vayamos adquiriendo, nunca a los atributos de su equipamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s