Animales Fantásticos y dónde encontrarlos trae de vuelta la magia

fantastic-beasts-movie-poster-comic-conHa comenzado la era de Hufflepuff. Algo bueno tenía que tener 2016. Y parte de la “culpa” de que la casa más ignorada de Hogwarts ( a veces dudo de que Dumbledore supiera que había dos casas más aparte de Gryffindor y Slytherin, pero ese es otro tema) haya saltado a la palestra es de Animales Fantásticos y dónde encontrarlos. Admito, que cuando anunciaron que el libro elegido para expandir el mundo de Harry Potter había sido un bestiario me eché a temblar porque no veía cómo iban a sacar algo decente de ahí, y cuando anunciaron que se pasaba de tres películas previstas a cinco pensé que a J.K. Rowling se le había ido la cabeza. Pero me equivoqué.

Animales Fantásticos comienza en 1926, cuando Newt Scamander (Eddie Redmayne), llega a Nueva York con una maleta llena de criaturas mágicas. Durante su primer día en Estados Unidos, conoce a Tina Goldstein (Katherine Waterston), una antigua auror americana del Congreso Mágico de Estados Unidos, y se las apaña (Newt, no la pobre Tina) para perder su maleta durante una confusión con un muggle, o no momaj como los llaman los magos estadounidense llamado Jacob Kowalski (Dan Fogler) al cual, por supuesto se le abre la maleta causando que las criaturas mágicas se desperdiguen por la ciudad. Todo esto sirve de marco a lo que sospechamos que va a ser el eje de unión de las cinco películas más allá de Scamander: Grindelwald.


El salto a los años veinte le viene muy bien al mundo mágico que siempre ha tenido un sabor un poco añejo, un poco vintage, incluso en las películas sobre El Niño que Vivió. El diseño del mundo mágico americano está a la vez lo suficientemente cerca y lo suficientemente lejos del británico como para que todo parezca nuevo y conocido a la vez. Además, aprovecha perfectamente la tensa situación social que vivimos en nuestros días, realizando paralelismos con su mundo mágico que se acaban convirtiendo en todo un canto a la integración, a la bondad y la solidaridad de unos con otros como único modo de hacer frente a toda esa oscuridad que de pronto parece que se nos viene encima. Un mensaje hasta cierto punto naive, pero que debe estar presente para que no terminemos de volvernos todos locos.
Muy interesantes son también las primeras pinceladas que intentan enraizar la película en Estados Unidos con esa secta que tiene sus orígenes en algo tan terrible, relacionado con la magia y americano como son las brujas de Salem. esperamos que su aparición no se limite a esta película, porque prometen ofrecer momentos muy interesantes como amenaza si les permiten evolucionar apropiadamente en la saga.


Pero no todo es perfecto en el mundo mágico, las personas que no siguen a Rowling por twitter o que no están inmersos al 100% en el movimiento fan de los Potterheads podrían echar en falta algún dato más de quién es este Grindelwald y por qué es tan importante, o de por qué esas dos enfermeras se reían durante una de las escenas a priori más terribles y dramáticas de la película. Es algo que ya pasaba en las últimas películas de Harry Potter, especialmente desde que se hizo cargo David Yates que tiene aquí los mismos aciertos que en la saga principal y comete los mismos errores, siendo el principal de ellos olvidarse de que no tienes por qué conocer todo el universo Potter para ver una de sus películas. Dirige como si todos sus espectadores fueran fans lo cual tiene un lado positivo en que espolvorea guiños que sirven para dotar de profundidad al universo (aún recuerdo esa pequeña pero gran escena de Kreacher limpiando el cuadro de su señora, murmurando contra los “sangre sucias” que te llevaba de golpe al ambiente opresivo en el que se habían criado tanto Sirius como Bellatrix) pero también produce esos vacíos de guión para quien no está tan familiarizado con él, algo que deberían procurar que no pase en las siguientes preguntas.


El punto fuerte de esta película está, como siempre en las películas basadas en el trabajo de J. K Rowling, en sus personajes. Desde un Eddie Redmayne maravilloso con un personaje a priori incómodo de ver, un Hufflepuff que roza el asperger; que, excepto cuando está con sus animales, no es capaz de mirar a los demás a los ojos. Una especie de Darwin mágico condenado al ostracismo porque la cerrada comunidad mágica ni le ha entendido, ni le entenderá. Newt Scamander es todo lo contrario a Harry Potter, mientras éste estaba en el centro de la Historia, Newt no es más que una nota a pie de página; Potter hacía muy sencillo que los niños quisieran identificarse con él, Scamander no te lo pone tan fácil con todas sus rarezas. pero los espectadores de Harry Potter ya hemos crecido y todos nos hemos sentido un poco Scamander en algún momento, así que al final entras y compras al personaje de Redmayne y a todos sus animales. Lo mismo ocurre con Goldstein, un personaje que a priori carece de carisma a unos niveles alarmantes para ser una de las protagonistas del largometraje. Pero se produce un efecto curioso, cuanto más piensas en su tenacidad, intentando hacer todavía lo correcto aunque la han echado de su trabajo y cada vez que intenta llevar a cabo lo que se debe todos la miran por encima del hombro, más admirable te parece. Es una apuesta arriesgada poner a esos dos desarraigados al frente de la película y Rowling que será lo que sea, pero tonta no, lo compensa con dos secundarios maravillosos que hacen que esa transición no sea tan difícil.


Así, conocemos a Queenie (Alison Sudol), una hermosa e ingenua bruja al más puro estilo Marilyn Monroe que nos llena de ternura nada más aparecer en pantalla y a la gran revelación de la película: Kowalski. Tierno, divertido y sin caer en el ridículo es una absoluta delicia verle descubrir al mundo mágico de Newt Scamander con todas sus maravillas y todos sus terrores.


En definitiva, Animales Fantásticos y dónde encontrarlos recupera la magia. No es como ir a Hogwarts, nunca nada lo será, pero también estamos mayores para el colegio en busca de aventuras y Rowling lo sabe

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s