‘Justo antes de Cristo’: una de romanos con la que Movistar+ vuelve a acertar en comedia

La épica de la anti-épica. Decía Valle-Inclán que hay tres formas de ver a tus personajes: de rodillas, cuando son héroes; desde el suelo, cuando tienen las mismas virtudes y defectos que tú; y “desde el cielo”, cuando los miras desde arriba. También decía que desde ya antes de Cervantes o Quevedo, los españoles teníamos un don especial para este último punto de vista: cuando los personajes son aún más desastre que tú. Y Justo antes de Cristo, sin la mala baba que se gastaban el ilustre gallego o el ácido don Francisco, ha venido a darle la razón. A los españoles se nos dan de maravilla las comedias al borde de la tragedia.

Así, la serie nos presenta al protagonista, Manio Sempronio (Julián López), un acomodado patricio, que mata accidentalmente a un senador y es condenado a muerte. Pero claro, lo de suicidarse con cicuta devolverá el honor a la familia, pero Manio espíritu de sacrificio tiene poco y ganas de vivir muchas. Así que pide que le conmuten la pena por alistarse en el ejército y acaba como legionario en Tracia, la tierra donde su padre, apodado el Magnífico por sus memorables gestas, forjó su leyenda como militar.

“¡Ah, la vida de Brian a la española!” me diréis.  Y estaréis equivocados. Porque más allá de la ambientación y de las ganas de arrancar una sonrisa, poco más tienen en común las dos producciones. Apuestan a caballos diferentes, como debe ser. Donde los Monty Phyton buscaban el gag brillante, Montero y Maidagán buscan el absurdo de lo cotidiano, aunque lo cotidiano suceda en la Antigua Roma. Más que carcajada arrancan sonrisas y algún que otro sonido de incredulidad ante lo que ocurre en pantalla.  Otro modo de verlos son como a los irreductibles galos de Uderzo… aunque con menos empuje y más ganas de procrastinar.

Ahora, cuidado, Justo antes de Cristo es divertida pero no es serie de maratón. Aunque tengas todos los capítulos disponibles, ver más de dos o tres seguidos puede quitar algo de lustre a los gags de la pantalla. Pero merece la pena dejarse llevar por el delirio de los guiones y el trabajo de su reparto, que no puede estar más a gusto dejándose llevar por la absurda cotidianidad de estos romanos un poco neuróticos.

En definitiva, Justo antes de Cristo’es otro gran acierto por parte de Movistar+. Una comedia que deja con ganas de más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s