12 películas para ver en Halloween ideales para aquellos que no quieren pasar miedo

La Noche de Brujas es una de las fechas más mágicas y divertidas del año. Una celebración en la que cada vez más gente opta por quedarse en casa ya sea para disfrutarla en pareja u organizando una fiesta con sus amigos en la que no falten los platos más horripilantes y deliciosos, disfraces a cada cual más original y la proyección de algún clásico del cine que encaje con la temática de Halloween.

Claro que no a todo el mundo tiene por qué gustarle el género de terror, y más de uno preferirá pasar esas horas en las que los muertos conviven con los vivos viendo alguna película que no le garantice tener pesadillas el resto de la semana. Para ellos hemos elaborado esta lista de títulos que más que poneros los pelos de punta os harán pasar un rato tan divertido como inocente.

 

El jovencito Frankenstein

Rodada en blanco y negro, Mal Brooks nos presentó su particular revisión del mito de Frankenstein demostrando una vez más su condición de genio de la comedia. Protagonizada por el gran Gene Wilder, El jovencito Frankenstein contaba la historia de un afamado neurocirujano decidido a desprenderse del estigma de su apellido que le fue legado por su abuelo, un científico loco que años atrás tuvo la osadía de crear una abominable criatura que sembró el pánico en la región. Pero… ¿y si la historia estuviese a punto de repetirse?

 

El retorno de las brujas

También conocida por su título original, Hocus Pocus, esta cinta de fantasía se ha convertido con los años en uno de los visionados imprescindibles en Halloween. Bette Midler, Kathy Najimi y Sarah Jessica Parker se metían en la piel de las temibles brujas de Salem, que 300 años después de ser condenadas por sus artes oscuras volvían a la vida y resueltas a continuar con su malévolo plan, succionar las almas de todos los niños de la localidad y así mantenerse jóvenes para siempre.

 

El ejército de las tinieblas

La tercera entrega de la saga de Sam Raimi protagonizada por el icónico Bruce Campbell tiene muy poco del terror que caracterizaba a Posesión infernal o a su secuela. Para finalizar la trilogía se apostó por un filme mucho más delirante aunque con toda esa esencia de serie B que tanto gusta a los fans. ¿Qué hace un tipo bravucón en el Medievo con una escopeta recortada en una mano y con una sierra mecánica encajada en el muñón de su otro brazo? Pues lo que se le da mejor, matar demonios y salvar el mundo una vez más.

El alucinante mundo de Norman

El bueno de Norman, al igual que le ocurría al niño de El Sexto Sentido, tiene el dudoso don de ver a los muertos. Claro que él no les tiene miedo, sino que su presencia se ha convertido en una parte fundamental de su vida cotidiana, por mucho que le pase factura en el instituto donde está considerado todo un bicho raro. Maravillosamente animada en stop motion, se trata de la película de terror perfecta para los pequeños de la casa, llena de brujería y repelentes zombies, si bien cuenta con una buena dosis de humor negro que hará las delicias de los más mayores.

Lo que hacemos en las sombras

Este falso documental sobre un grupo de vampiros que comparten piso y tratan de adaptarse a la vida moderna es simplemente inclasificable. Cuando se estrenó nadie esperaba mucho de su extraña propuesta aunque lo absurdo de sus situaciones, su ingenio y los constantes guiños cómicos a la mitología vampírica convirtieron a esta película neozelandesa en un filme de culto.

Los Cazafantasmas

Ahora que los 80 han vuelto y con mucha fuerza, es un momento estupendo para recuperar uno de los clásicos más queridos de aquella década. Bill Murray, Dan Aykroyd, Harold Ramis y Ernie Hudson ponían rostro a este singular grupo de parapsicólogos al frente de un negocio al que recurrían todos aquellos habitantes de Nueva York que decían ser acosados por algún tipo de manifestación ectoplásmica indeseada. Más allá de algunos chistes un tanto desfasados y unos fantasmas que ya no dan mucho miedo, es una apuesta segura para aquellos que quieran rememorar las andanzas de estos entrañables chiflados.

 

Pesadilla antes de navidad

Esto es Halloween, esto es Halloween, Halloween, Halloween… ¿Cómo iba a faltar este oscuro musical en nuestra selección de películas? Su magistral diseño y el carisma de Jack Skeleton y del resto de personajes ya justifican tener esta producción de Tim Burton entre las firmes candidatas para acompañarnos en una noche tan señalada, pero es que además resulta imposible no tararear hasta la última de sus canciones mientras vemos cómo su protagonista trata de apoderarse de la navidad. La función ya va a empezar, somos traviesos y a todos vamos a asustar.

 

El baile de los vampiros

Roman Polanski firmó en 1967 una película en la que parodiaba el cine de vampiros y que se centraba en las peripecias de un profesor que llega junto a su ayudante a un remoto pueblo de Transilvania en el que una atractiva joven es secuestrada en extrañas circunstancias. La investigación del caso les llevará al castillo del conde Von Krolock, un aristócrata que es mucho más de lo que parece. Aunque no gustará a todo el mundo, el filme no carece de momentos realmente hilarantes y de cierto sentido del erotismo que lo distinguen de otros candidatos.

 

La familia Addams

La familia más tétrica y excesiva de la televisión saltó con gran acierto a la gran pantalla de la mano de Barry Sonnenfeld, todo un especialista del cine familiar más desenfadado. El apasionado Gómez, la sensual Morticia, el desdichado Fétido, los diabólicos hermanos Pugsley y Miércoles y la abuela conforman este excéntrico retrato en el que tampoco podían faltar el gigantón Lurch y la fiel mascota Cosa. De sobra conocidos y por todos disfrutados.

Beetlejuice

Tim Burton fue el artífice de este imaginativo relato en el que vertió gran parte de su particular estilo como cineasta. Se trata de una historia de fantasmas muy poco convencional, en el que son los espíritus los que buscan la ayuda de un profesional para echar a los humanos de sus hogares. Beetlejuice, con su característico traje a rayas y sus repugnantes modales, es toda una eminencia en este campo, basta con decir tres veces su nombre para que dé comienzo la fiesta de los muertos.

Zombies Party

Esta comedia es, con permiso de Arma fatal, el mejor trabajo de la dupla formada por Simon Pegg y Nick Frost. El personaje principal, un perdedor llamado Shaun, se ve obligado a sacar lo mejor de sí mismo cuando los muertos vivientes se apoderan de Londres. Salvar a sus seres queridos y recuperar el amor de su novia serán algunos de los retos que deberá superar a lo largo de esta aterradora experiencia. Atención que hay múltiples cameos de actores y otras celebridades británicas.

La novia cadáver

Si tenéis muy vista Pesadilla antes de navidad, tal vez os interese otro de los clásicos animados de su creador –esta vez fue el propio Burton el que asumió la dirección junto a Mike Johnson– y que vuelve a hacer uso de la compleja técnica del stop motion. ¿Puede ser la muerte más divertida que la propia vida? Que se lo pregunten al joven Víctor, un muchacho atrapado en el submundo tras comprometerse accidentalmente con Emily, una difunta que lo reconoce como su nuevo marido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s